Archivo mensual: agosto 2013

Toro vs. león en la Monumental Quito (1969)

Debo confesar que no me puedo contener cuando veo un tomo de cualquier hemeroteca a la mano. El impulso me impide pasarlo por alto y debo sentarme para, por lo menos, ojearlo.

Así fue que el tomo correspondiente a los meses de julio y agosto de 1969 de Últimas Noticias apareció en mi camino. Y me detuve a revisarlo porque, menos mal, contaba con algo de tiempo.

Y mientras lo revisaba, me encuentro con semejante aviso:

Un "espectáculo múltiple"

Un “espectáculo múltiple”

Un león y un toro dentro del ruedo, a merced de sus instintos, luchando cada cual con sus armas. Dantesco, sin dudas.

El “espectáculo” estaba anunciado para el 3 de agosto, y era el plato de fondo de una serie de actos artísticos, sin duda menos cruentos que el que protagonizarían las dos bestias.

El anuncio aparece, por primera vez, el 28 de julio de 1969, a media página. La promoción se hizo intensiva en el transcurso de la semana, con anuncios a página entera.

No se aclara si los Enanos Toreros iban como mozos de espadas de la lucha.

No se aclara si los Enanos Toreros iban como mozos de espadas de la lucha.

El producto de la entrada al espectáculo iba a ir para el Patronato del Municipio de Quito. El fin benéfico no distrajo la atención de la prensa. Últimas Noticias, a continuación del aviso que se publicó el 31 de julio, pone sus reparos al evento en esta nota periodística.

Los precursores de los animalistas. Ríndanles  honores.

Los precursores de los animalistas. Ríndanles honores.

La nota da constancia de que espectáculos similares se habían registrado antes ya en Quito y Guayaquil (“donde se produjo un escándalo de proporciones”). Lamentablemente, no da más detalles.

Sensibilizados (?) por la reacción de la opinión pública, los organizadores anuncian que “una jaula de 30 metros” protejerá al público.

Seguramente, la foto del león es meramente referencial.

Seguramente, la foto del león es meramente referencial.

No se aclara si la jaula iba a ser retirada a la hora del ballet.

El hecho es que se acercaban los días y yo esperaba encontrarme con la crónica del sangriento y escandaloso espectáculo. Pasaba las páginas, hasta que el viernes 1 de agosto encuentro esto:

Marcha atrás.

Marcha atrás.

Al final, el toro se quedó en su corral y el león en su jaula. El anuncio habla que “la sensibilidad” de la esposa del alcalde de entonces (Jaime del Castillo) impidió que ambos animales salten a la arena. Solamente lo hicieron dos toreros -chileno, uno ellos-.

El lunes 4, apenas había crónicas de una gris corrida. Preferible, en todo caso, a una masacre bárbara.

Anuncios

España jugó en Guayaquil hace 50 años

España ya jugó en Guayaquil hace 50 años. Váyanse enterando. De hecho, España jugó sobre todo en Quito. Y no lo hizo una sola vez, sino varias.
Claro, no me refiero a España, la selección de la Madre Patria, sino a la Sociedad Deportiva España, el viejo España de Quito.

Sociedad Deportiva España

Sociedad Deportiva España

La historia del España es fugaz, pero bien inscrita. Bastará decir que este equipo, de camiseta roja, pantalones y medias azules es fundador del profesionalismo quiteño, pues ingresó a AFNA en 1953, junto a Argentina y Aucas.
De hecho, nació con palancas. Resulta que cuando se establecieron las normas de AFNA, los clubes no podían llevar nombres propios de países. Por eso, el Argentina debió cambiarse a Deportivo Quito. Pero con el España, considerando los ineludibles lazos que unen a nuestro país con la Madre Patria, se hizo una excepción.
El club había nacido dos años antes, fue la inquietud de un grupo de choferes, que contó con el auspicio de la embajada, entonces los representantes del Franquismo en nuestro país.
El nombre atrajo. Pese a que Ecuador no tuvo (ni tiene) una colonia española numerosa, como Venezuela, Argentina, México o Chile, algunos nombres ilustres se cuentan entre quienes fueron sus dirigentes, como Ramón González Artigas, el patriarca del grupo La Fabril, quien fue su presidente.
Así, el España empezó a competir en el incipiente profesionalismo. Sin embargo, su época de gloria está marcada entre 1958 y 1961. El club no fue campeón Interandino, pero ostenta cuatro subtítulos, en 1958, 1959 y 1961.

Época de gloria del España, 1960. De izq. a der. Paco Almeida, Leonardo Palacios, Edison Paucar, Marcelo Ortíz Y Rodolfo Berdiales.

Época de gloria del España, 1960. De izq. a der. Paco Almeida, Leonardo Palacios, Edison Paucar, Marcelo Ortíz Y Rodolfo Berdiales.

Algunos nombres definieron la corta historia del España (algo más de una década), como el de Édison Paucar, quien luego fue goleador del Deportivo Quito. Leonardo Palacios traicionó la camiseta de Aucas una sola vez. Y fue con el España, pues a Everest apenas lo reforzó en una Copa Libertadores (1963). También había un defensa lateral o volante, que compensaba su corta estatura con bravura: Carlos Efraín Machado.
Pero destacan los hermanos Almeida, los Loros, oriundos del Pobre Diablo. Eran Francisco y José. Ellos fueron los jugadores más destacados en la trayectoria del club. Entre los extranjeros, destacó el argentino José Stefanelly.
En torneos nacionales, el España registra tres participaciones. En 1960, en 8 partidos obtuvo una victoria (2-1 sobre el Patria), un empate (2-2 con Emelec) y seis derrotas. Acabó último entre los ocho equipos. Sumó tres puntos
En 1961, las cosas mejoraron. Sumaron 7 puntos, apenas a tres de Emelec que fue el campeón. En ocho encuentros, sumaron dos victorias (1-0 sobre Everest y 4-1 sobre Patria, ambas en Quito) y tres empates (0-0 con Barcelona y Emelec, en Quito y 1-1 con Emelec, en Guayaquil). Acabó en séptimo puesto.
Su última participación fue la mejor en cuanto a ubicación (fueron quintos) pero apenas sumaron cuatro puntos. Una victoria (4-3 ) sobre Emelec, en Quito, y dos empates (1-1 con Barcelona, en Guayaquil y el mismo marcador con Nueve de Octubre, en Quito).
Vale recordar que, en aquella época, clasificaban cuatro planteles por cada uno de los dos torneos locales (Guayas-Manabí y Pichincha-Tungurahua) y cada equipo no rivalizaba contra sus colegas de patio.
El equipo no continuó en 1962. Sus financistas decidieron no mantenerlo y la opción fue ceder el puesto en el profesionalismo al Politécnico, el equipo de la Escuela Politécnica Nacional, que cuenta con vida propia en nuestro fútbol nacional.

El España de 1958, claro, siempre en El Arbolito.

El España de 1958, claro, siempre en El Arbolito.

En Campeonatos Nacionales, el España jugó 24 partidos, ganó cuatro veces, empató seis y perdió 14. 31 goles a favor, 55 en contra.
Y así fue como España, hace cincuenta años, ya jugó en Ecuador…

A siete meses del #Portadazo

Es linda y profunda la estación Chiado del metro de Lisboa. Limpia e impoluta y, de remate, tiene WiFi libre.

Ese 4 de enero, el invierno no era cruel. En la capital portuguesa hacía un clima  parecido al de Quito. Eran como las 18:00 y yo me bajaba del metro.
Cuando empezaba a subir las escaleras, para llegar al Largo de Chiado, de repente…

Bip…bip…bip…bip…

El WiFi había activado el Twitter y las notificaciones llegaban con inusitada frecuencia, al punto de saturar la aplicación.

Caray. Algo pasó.

Ya en la superficie, empiezo a tener idea de lo sucedido. “Saritama”, “portada”, “Últimas”, “verguenza”, “ofensa”, “marido”, “taxista”. Y así por el estilo.

No entendí mucho, no me olvidé del asunto, pero me dediqué a lo  mío.

Ya cuando eran las 22:00 en Lisboa (16:00 en Quito), en el hotel, me interioricé del asunto. Y vaya, había sacado roncha.

Esa mañana se había materializado la contratación de Luis Fernando Saritama por Liga. La sorpresa del año, el hecho inesperado, la caída del muro de Berlín futbolístico. Y Últimas no había perdido la oportunidad de hacerse notar.

La portada de la discordia, 4 de enero de 2013.

La portada de la discordia, 4 de enero de 2013.

Me puse en contacto con la gente del Diario en Quito, me dieron detalles, cómo lo habían decidido, quién aprobó, en fin, cosas internas.

Pero las puteadas no bajaban de intensidad. Todas me sindicaban a mi como el culpable, instigador, responsable, cómplice y encubridor de la portada. Les prometo que jamás terminé de leer todos los insultos y hasta fui Tendencia en Twitter durante esa tarde.

No tuve otra opción que responder esto. No sabía lo suficiente como para argumentar.

Esta es una muestra del ‘aprecio’ recibido.

Pasaron las horas y fui conociendo detalles. El más lamentable de todos fue que dos connotados pobres diablos, en su cada vez menos importante y escuchado espacio radial de las tardes en Quito, no tuvieron mejor idea que actuar como viejas chismosas y llamar a Esteban Paz para acusarme, en vivo, como el responsable de la portada.

Cumpliendo el papel de correveidiles, cual indignadas viejas vagas, este par de oligofrénicos se la pasaron metiendo carbón en contra mío. Vergüenza ajena total.

Obviamente, cegados por su bronca hacia mí, estos bobos no tomaron en cuenta que yo, hace una semana, estaba en Portugal y no sabía nada del asunto.

Entre disculpas, bromas, debates (cuando volví a Quito, una semana después, dejé clara mi posición sobre el tema en el diario), el tiempo hizo su labor y el tema quedó reducido a una anécdota.

Todo hasta hoy, cuando Esteban Paz, en el debate que tuvimos, me sale con esto.

Caray, que pena. Esteban Paz creyó el cuento ese, montado por los dos matones ya mencionados arriba.

Decepcionante, la verdad.

Solamente diré que respeto a Saritama. Siempre nos ayudó, con la mejor voluntad posible, a producciones, notas especiales (una vez me recibió en Lima, de la forma más cordial y abierta). Mal haría en maltratar a una persona de esa calidad.

Eso fue lo que pasó.

Esteban Paz tiene la razón: soy ignorante y malintencionado

La historia de Gabriel Corozo me agradó. Mauricio Bayas, el periodista del periódico que estuvo en Liga y cubrió cómo el juvenil se enteró de su convocatoria, retrató en Últimas una historia muy simpática sobre este jugador que estará en el Ecuador x España.

Me olvidé de todo, cuando ayer a eso de las 21:00, en Twitter apareció el tema de los jugadores juveniles de Liga.

El twittero (caray, como me cuesta utilizar esta palabreja) @BODOJEMH opinò en su cuenta lo siguiente:

Algo no me cuadró. Recordé enseguida que Gabriel Corozo no empezó en Liga, sino en Alfaro Moreno. Metí enseguida mi cuchara.

Enseguida acudí a la ficha de Corozo en la Federación Ecuatoriana de Fútbol.  La FEF cuenta en su web con un registro  pormenorizado de cada jugador, no solamente de su vida deportiva en Primera, sino incluso en juveniles.

La ficha de Corozo dice esto:

Ficha de Gabriel Corozo en la FEF

Ficha de Gabriel Corozo en la FEF

La ficha es clara y deja estas conclusiones sencillas.

A) Gabriel Corozo tiene 18 años.
B) Se unió a LDU Quito el año  pasado, donde debuta en Serie A. Es decir, tenía entonces 17 años.
C) Su debut profesional fue en Alfaro Moreno, donde jugó tres temporadas.

La conclusión PERSONAL que saco es que no existe ningún  mérito formativo al lanzar a Serie A a un jugador de 17 años.

En pleno debate, salta al ruedo Esteban Paz (@EstebanPazR) quien interviene así.

Algo que a la luz del documento de la FEF, no es cierto, como lo mostré arriba. Sigue Esteban Paz:

Tomo el guante y mi respuesta fue esta:

El debate sigue:

No me quedo con eso:

Seguimos dando vueltas en círculo:

El tema terminó, en su parte medular, ahí. El resto, un cargamontón de insultos al que estoy acostumbrado. Me resbalan, estoy hecho de teflón.

Si por ser “malintencionado e ignorante” se entiende alguien que no traga primeras versiones, que no se contenta con lo que dicen los dirigentes, que se toma la molestia de usar recursos OFICIALES y EXTRAOFICIALES para escuchar el sonido de dos, tres o cuatro campanas diferentes, pues entonces soy totalmente malintencionado e ignorante.

No me enseñaron ni aprendí  (y viejo estoy para eso) a agachar la cabeza, o a asentir cada vez que un dirigente hable. Suficientes colegas hay que han hecho de la obsecuencia una forma de vida. Conmigo encontrarán respeto, debate, discusión, polémica… pero jamás… jamás… alineación o incondicionalidad.