El país donde Abdalá manda

El repechaje, por más doloroso que resulte, es una realidad -incluso, la más posible- para la Selección. Y el rival ya está en pie: Jordania, país de historia milenar, pero ignoto en el marco futbolístico. ¿Qué podemos esperar de este equipo en el malhadado caso de que se cruce en el camino de la Tri? Una mirada, lo más global posible, de los jordanos.

Celebran los jordanos. Eliminaron a Uzbekistán en una electrizante tanda de penales.

Celebran los jordanos. Eliminaron a Uzbekistán en una electrizante tanda de penales.

Sin la ostentación petrolera de sus vecinos, Jordania aparece como la gran sorpresa de las eliminatorias, no solamente a nivel asiático, sino también mundial.

En este país del Oriente medio no hay liga millonaria con grandes fichajes. La competencia local, que acaba de comenzar, tiene 12 equipos. El más nombrado es el Al Faisaly, que no tiene ni veteranos brasileños o decadentes estrellas europeas. Es, de hecho, un equipo enteramente árabe, con apenas un jugador iraní en sus filas.

Lo mismo pasa con el Al Wehdat. Es el equipo formado por los palestinos, gran comunidad residente en este país, que se hizo fuerte tras el conflicto con Israel, la guerra de 1967 y otros hechos que han configurado la historia de esta zona.

Sin una liga refulgente, ¿qué provocó el desarrollo del fútbol de este país, hoy mejor ubicado que sus vecinos más ricos (Arabia Saudí, Catar, Omán, Emiratos Árabes).?

Pues hay un proceso sostenido que tiene su punto de partida en el Mundial juvenil Sub 20 del 2007. Charlando el viernes con Reinaldo Rueda, el DT de Ecuador recordaba que ubicaba a los jordanos que jugaron ese torneo en Canadá. De hecho, en la última convocatorio hubo tres jugadores de esa época, los zagueros Zawahreh, Bani Yaseen y Aldmeiri.

De los 23 llamados frente a Uzbekistan, ninguno juega fuera de la órbita árabe. Apenas hay 4 jugadores que militan en Arabia Saudita: el zaguero Mohamed Mustafá, los volantes Khalil Bani y Shadi Abu Hash’hash y el delantero Mossab Al Laham.

Shadi Hash`hash. Grábense este nombre y esta cara.

Shadi Hash`hash. Grábense este nombre y esta cara.

Si hay que identificar a los jugadores más caracterizados, empecemos precisamente por Shadi Abu Hash’hash, volante defensivo de 33 años que ha hecho su carrera en la liga saudita.

A Shafi nunca le dejaron salir del país.

A Shafi nunca le dejaron salir del país.

El arquero Amer Shafi, también de 33 años, es la gran referencia anímica. Es considerado el gran gestor del logro máximo del fútbol jordano: la clasificación a las fases finales de la Copa de Asia del 2004 y 2011. La federación impidió que salga a jugar en el exterior.

Deeb nunca suelta la 7.

Deeb nunca suelta la 7.

Amer Deeb, con 33 años, es volante derecho, con buena llegada y se alza como el elemento más representativo, tanto dentro como fuera de la cancha. Cuenta con pasado en el fútbol de Emiratos Árabes y es el vocero de sus colegas.  Nunca deja la camiseta 7

Egipto tuvo su última aparición en las Copas del Mundo en 1990. Ahora, 24 años después, los faraones intentan regresar, haciendo honor a su lugar de privilegio en la historia del fútbol africano (fueron el primer país de ese continente en jugar una Copa del Mundo).

El Sampaoli de Oriente Medio...

El Sampaoli de Oriente Medio…

En ese equipo de 1990 estaba Hossam Hassan. Era delantero y goleador del equipo. Tras el Mundial de Italia, en el cual jugó los tres partidos frente a Holanda, Irlanda e Inglaterra, se fue a Grecia y Suiza, con relativo éxito.

Tras su retiro, en el 2007, se dedicó a la dirección técnica. Dirigió en su país a varios equipos, entre ellos el famoso Zamalek, hasta que este año recaló en Jordania, donde reemplazó al iraquí Adnan Hamad, en junio pasado, justo cuando el equipo empezaba a patojear en el pentagonal final. Hassan es reconocido por su apuesta ofensiva, como la que mostró en Tashkent, en el partido ante Uzbekistan.

Nada de suntuosidades ni lujos petroleros. La puerta del estadio Internacional de Amman. ¿Por aquí saldrá Ecuador?

Nada de suntuosidades ni lujos petroleros. La puerta del estadio Internacional de Amman. ¿Por aquí saldrá Ecuador?

Si a Ecuador le toca la ¿suerte? de jugar en Amán, lo hará en el estadio Internacional de esta ciudad de 2 millones de habitantes. Es un escenario para menos de 30 mil personas, moderno, con 50 años de construcción, pero remodelado hace 5.

El país

Jordania es una monarquía, presidida por el Rey Abdalá II. Su padre, el Rey Hussein, gestor de la era moderna de este país, falleció en 1999. Representa, como pocas, a una familia real con genuinos vínculos divinos, pues los gobernantes de Jordania son descendientes directos de Mahoma.

El Abdalá bueno (?)

El Abdalá bueno (?)

Ellos representan fielmente el rostro de su país: abierto al mundo occidental, alejado de los conflictos de la zona, que solamente rozan su territorio por la cercanía geográfica ineludible.

Al contrario de regímenes monárquicos o republicanos religiosos como Arabia Saudita e Irán, Jordania representa un país laico y respetuoso de creencias fuera del Islam. Ha influido en esto el considerable nivel de cristianos (10%) que viven en su territorio.

Tras la firma de los acuerdos de paz con Israel (1994), Jordania se aisló de guerras y hechos bélicos. La ‘primavera árabe’ ha tenido cierta incidencia, pero no la suficiente para derribar a la monarquía.

Amman, salvo su centro histórico (propio de las ciudades tradicionales del mundo árabe), ofrece una cara moderna y cosmopolita.

Vista de la zona antigua de Amman

Vista de la zona antigua de Amman

La moneda es el dinar jordano, cuya cotización está a la par del Euro. Es decir, un dinar equivale a USD 1,30. Reina una economía de servicios y, al contrario de sus vecinos, no cuenta con reservas petroleras.

¿Opciones para llegar? Obviamente, no hay vuelos directos Quito – Amman. La forma más fácil es hacerlo vía Europa (Quito – Madrid – Amman, en Iberia) o vía Brasil (Quito – Sao Paulo, en Tame, y Sao Paulo – Doha – Amman en Catar Airlines o Sao Paulo – Abu Dhabi – Amman en Emirates). También hay como hacerlo por American Airlines o Lan, desde Quito hasta Nueva York y, desde esta ciudad, a Amman en Royal Jordanian.

También es posible acceder, con el riesgo evidente, desde Israel, vía terrestre.

Una rápida revisión de hoteles en Despegar.com muestra establecimientos de buen nivel desde los USD 50, obviamente las grandes cadenas tienen sus alojamientos a precios internacionales (USD 150 y más).

En fin, ojalá que esta  información resulte inútil y Ecuador pueda ir directo a Brasil sin esa larga, agotadora y exótica escala en Amman.

Cuesta USD 70, por si alguien quiere.

Cuesta USD 70, por si alguien quiere.

Anuncios

Una respuesta a “El país donde Abdalá manda

  1. Siempre he creído que esta Camiseta de fútbol traerá buena suerte. Digno de colección http://www.escfb.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s