Campañas electorales, las de antes…

Me reconozco un admirador de la política de antes. Recuerdo que, de niño, en épocas de elecciones, no dejaba pasar un día sin revisar el periódico, ver la TV, para identificar nuevas publicidades, reconocer a los candidatos. Me comía esa estética tan diferente a la actual.

Es que la política, hasta inicios de los 90, era callejera. De comité, concentración, murales y pancartas. La TV representaba poco. Lo que valía, en el caso de Quito, era llenar la plaza de San Francisco. Mientras, en Guayaquil, mandaba quien poblaba todas y cada una de las Cinco Esquinas.

Hoy, fijo, gana el que más Likes tiene en Facebook o el que más RT acumula de sus saludos o sesudas frases en Twitter. Modernidad es que le dicen…

En una visita al archivo, encontré los tomos de Últimas Noticias correspondientes a marzo – abril de 1979. Las primeras elecciones posteriores a los gobiernos militares. A la segunda vuelta, iban Jaime Roldós y Sixto Durán Ballén. Era también momento de elecciones al congreso.

Acá, una selección de los  más llamativos anuncios

El Liberalismo, fuerza poderosa de entonces y dos candidatos de lujo al congreso: Jaime del Castillo y Raùl Clemente Huerta.

El Liberalismo, fuerza poderosa de entonces y dos candidatos de lujo al congreso: Jaime del Castillo y Raùl Clemente Huerta.

Jaime del Castillo, en efecto, ganó la curul por Pichincha. Su gran alcaldía (proyector del Quito moderno) era aún recordada. Pero la leyenda cuenta que, al ver cómo mismo era el Congreso, decidió renunciar.

La campaña de Sixto explotaba su exitosa alcaldía.

La campaña de Sixto explotaba su exitosa alcaldía.

La publicidad electoral de Sixto Durán Ballén es la más profesional de todas, tal vez la única manejada por una agencia que, casi seguro estoy, es Citra Publicidad, la de Pascal  Michelet.

Asad Bucaram era el peso pesado cefepista. Al no poder ser candidato a la presidencia, optó al Congreso.

Asad Bucaram era el peso pesado cefepista. Al no poder ser candidato a la presidencia, optó al Congreso.

Concentración de Fuerzas Populares, la CFP, era el partido fuerte de aquella época. Un nombre que para la juventud de hoy es extraño y ajeno…

La ID empezaba a ser fuerte en Pichincha.

La ID empezaba a ser fuerte en Pichincha.

La hoy languideciente Izquierda Democrática, que hasta se quedó sin sede partidaria, entonces se perfilaba como una fuerza representativa, al menos en la sierra, su bastión electoral histórico.

Otto Arosemena, el epítome del político hábil.

Otto Arosemena, el epítome del político hábil.

La historia reconocerá en Otto Arosemena a un político capaz de hacerse elegir presidente de la República, pese a que su partido tenía solamente dos legisladores en el Congreso (él y uno más). En estas elecciones, se presentó al Congreso y ganó.

El Velasco de la foto no es José María. Es Pedro.

El Velasco de la foto no es José María. Es Pedro, pero posa igualito.

Eran épocas duras para el velasquismo. En medio de esas elecciones, su mentor y líder máximo falleció. Fue el comienzo del fin del movimiento más vencedor de la historia electoral del país. En la publicidad, Pedro Velasco Espinosa, sobrino del caudillo y candidato (perdedor) a la diputación por  Pichincha.

El slogan de campaña de Sixto Durán Ballén

El slogan de campaña de Sixto Durán Ballén

Así como Velasco Ibarra fue imbatible en las plazas y calles del país, Sixto Durán Ballén debió ser el primer político en utilizar los medios masivos con una estrategia definida y vender su candidatura como un producto publicitario.

La izquierda más radical no podía estar ausente.

La izquierda más radical no podía estar ausente. ¿Cuánta gente habrá llevado a la concentración en San Francisco?

La UDP (Unión Democrática Popular) es, ni más ni menos, que el Partido Comunista de línea moscovita. Pedro Saad, su emblema histórico, no ganó la curul entonces.

Velasco tío, Velasco sobrino y una declaración que no pasó de las buenas intenciones.

Velasco tío, Velasco sobrino y una declaración que no pasó de las buenas intenciones.

Pocos días después de la muerte de Velasco Ibarra, aparece esta publicidad, buscando exaltar al líder. No funcionó.

El MPD (el comunismo maoista) y su debut electoral.

El MPD (el comunismo maoista) y su debut electoral.

Curioso anuncio. El MPD no ha cambiado mayormente su estética, su  publicidad es, más o menos, la misma desde 1979, año de su primera elección.

El caballo ganador.

El caballo ganador.

Jaime Roldós no necesitó de mayor publicidad. Estaba destinado a ser ganador y así lo demostró el resultado final.

Un anuncio discreto...

Un anuncio discreto…

¿Habría pensado el Ingeniero en que, cinco años después, el sería el presidente? Este anuncio, perdido en el filo de una página, muestra su proyección de entonces, no pasaba de ser un empresario inquieto por la política.

El conservadorismo de entonces, con nombres respetables.

El conservadorismo de entonces, con nombres respetables.

El partido más antiguo del país, fundado por Gabriel García Moreno (pero con antecedentes en Simón Bolívar) era una fuerza decisiva en la política de entonces. Al frente, la adustez y austeridad del Coronel Rafael Armijos.

 

 

 

 

Anuncios

Una respuesta a “Campañas electorales, las de antes…

  1. Pingback: Eslóganes de la partidocracia en campañas electorales (I) | El viaje de las dos lamentaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s