La radio deportiva en AM está condenada a morir

Media historia de la radio quiteña está en esta foto. Carlos Machado y Alfonso Laso, dos estilos opuestos, dos mercados distintos. Lìderes igual. Desde que ellos se fueron, nada fue igual.

Media historia de la radio quiteña está en esta foto. Carlos Machado y Alfonso Laso, dos estilos opuestos, dos mercados distintos. Lìderes igual. Desde que ellos se fueron, nada fue igual. (Foto Últimas Noticias)

Voy a hablar de lo que viví. Cuando entraba al Atahualpa, allá a finales de los 80, varios eran los que no tenían su radio de transistores en las orejas. No faltaban, claro está, los más afrentosos que cargaban en el hombro grabadoras de bailarín de breakdance. Esos, juro que la memoria no me traiciona, eran generalmente auquistas.

De esos transistores o grabadoras salían básicamente dos voces: la de Alfonso Laso y la de Carlos Efraín Machado.

Cada quien tenía su público. A Don Carlos lo escuchaban casi todos –por no decir todos- los que tenían grabadoras gigantes. Eran los más ruidosos y el relato pícaro del jefe de Nueva Emisora Central se podía seguir varios metros a la redonda. Era la gente del sur, las clases populares, los comerciantes, los choferes.

El público de Don Alfonso pertenecía a esa austera clase media-alta quiteña. Los profesionales del sector público que vivían de la avenida Patria hacia el norte, los estudiantes universitarios. Los liguistas que ya poblaban la general noroccidente tenían el radio al oído con la señal de Radio Quito.

Mi papá era medio disidente. Primero, porque cuando íbamos al fútbol (tripletas sabatinas, por lo general) no escuchábamos la radio y si queríamos saber algo lo oíamos en algún parlante de las cercanías. Segundo, porque él no seguìa ni a Laso ni a Machado y para las programaciones diarias de medio día, las que oíamos en el auto cuando me iba a retirar a la escuela, prefería Tarquideportes.

¿Fútbol en Frecuencia Modulada? Una aberración para la época. La FM estaba dividida entre los románticos de Onda Azul, los rockeros y nevoleros de La Bruja, los cultos de Radio Bolívar y los informados de Radio Centro. ¿Deportes? Apenas intentos aislados de informativos pequeños, pero ni soñar en transmisiones ni programaciones.

El cambio

Esa puja Laso – Machado fue excluyente hasta mediados de los 90. Pese a que Don Alfonso salió de Radio Quito y pasó por Hoy La Radio y Radio Colón hasta establecerse en La Red, su puesto de privilegio nunca estuvo en duda. Mientras, Don Carlos seguía siendo amo y señor en Central, que era una radio tan hegemónica que muchas veces las entradas para el fútbol las podías comprar ahí. Recuerdo haberme fugado del colegio, caminar tres cuadras y hacer cola en la Roca 331 y Seis de Diciembre para buscar un boleto puesto mi calentador verde y amarillo.

Ese 1995 es muy especial para mí. No recuerdo otro año como ese, repleto de peras que me eché para ir al estadio al medio día. Recuerden que, entonces, los partidos de Copa Libertadores se jugaban al medio día en el Atahualpa. No me fugaba solito, éramos unos 10 los que lo hacíamos.

Ni siquiera como periodista recuerdo haber visto tanto fútbol como en el trienio 1995-1998. Y parte de esa motivación, lo confieso, fue haber descubierto una señal en FM que transmitía el fútbol: era Radio América 104.5.

Al frente de ese grupo estaba el inefable Óscar Portilla, quien ya tenía nombre propio por entonces. Había voces jóvenes, como la de Giovanny Cárdenas, Luis Miguel Baldeón, Fernando Baird y otros que le aportaron un baño de frescura al estilo clásico de la AM. Sin duda, ahí comenzó una nueva época.

Tras la incredulidad inicial, el fútbol en FM empezó a tener voz propia. El mismo Laso trasladó ahí su radio propia, donde su éxito coincidió con la caída en desgracia de Portilla, tras el incidente en Francia 1998. Para esa época, hasta la CRE de Guayaquil, emisora que demoró 4 décadas en volverse nacional, entró a la capital en Frecuencia Modulada.

La tecnología

Quito es una ciudad mecida entre montañas, con cerros en el mismo centro. “Oh, que descubrimiento”, dirán ustedes. Pero este evento geográfico tiene una directa incidencia en el comienzo de la caída de la radio deportiva AM. Poco a poco, se hizo más difícil captar con buen audio estas estaciones. Hay sectores, de hecho, donde resulta imposible obtener esta señal. Si a eso le sumamos que el sonido FM es mejor y su recepción nítida y que el espectro se empezó a saturar, pues las preferencias del público se fueron virando hacia allá.

Otro hecho hirió de muerte al AM: la aparición de los celulares con receptor de radio, allá por el 2003. Los teléfonos contaban y cuentan solamente con radio FM, por lo que no existía otra opción práctica.

Para ese entonces, el AM supervivía en gran parte gracias al público de Machado. Las otras estaciones (Quito, Tarqui, Positiva) peleaban por una porción mínima del pastel, que se llevaban La Red, La Luna (con Portilla), Sonorama, CRE…

En AM se anquilosaron. Miré de cerca el proceso de Radio Quito, que de “paladín del deporte ecuatoriano” ha pasado a ser una radio marginal dentro del mercado deportivo. Ahí, alguien llegó vendiendo ilusiones, ventas, transmisiones y terminó sirviéndose incluso políticamente de la empresa hasta que le cerraron el grifo y se fue buscando tribunas para hablar mal de sus exempleadores (años después, no tuvo empacho en llamarlos para ofrecer sus servicios, pero esa es otra historia). Luego, Jacinto Bonilla, con mucha dedicación, ideas nuevas y un personal de buen nivel, intentó reflotar la radio hasta que fue posible, pero sin un final feliz.

En el 2006 hay un hecho clave: Carlos Efraín Machado se retiró de la narración, ya enfermo y cansado. Central, desde entonces y hasta su desaparición verificada el miércoles 30 de abril, intentó vivir del recuerdo y el cariño que su mentor provocaba en los oyentes. Siguió  a flote, en buena parte gracias a la imagen positiva que su comentarista Roberto Omar Machado, hijo del narrador, tiene dentro del público.

Mientras, Alfonso Laso fue alejándose de los micrófonos poco a poco. Su adiós no fue tan espectacular como el de Machado, pero fue igual de sentido. Un día, Pancho Moreno no narró más y su radio también quedó apuntalada por su hijo Alfonso.

Pero mientras en La Red el esquema familiar funcionó (y, hasta ahora, funciona), en Central no fue lo mismo. Roberto Machado dejó la radio en medio de una disputa de ribetes familiares cuyos detalles poco le hacen a esta historia. De un día al otro, se vio obligado a continuar en el negocio, pero lejos del lar que lo cobijó siempre.

Es ahí que Machado hijo le da un nuevo giro a esta historia cuando abre Machdeportes, primero en Radio Latina y luego en La Poderosa, todas en FM. Su propuesta fue simple, pero efectiva: reclutar al personal de la época de oro de Central, pero con un giro distinto, más acorde a estos tiempos. Su esfuerzo fue notorio y hoy, 2014, la radio goza de buena salud, soportada en gran parte por el estilo novedoso, transgresor y nunca antes visto que Luis Miguel Baldeón imprimió en unas tardes que, hasta su llegada, estaban presas del aburrimiento y la información del deporte amateur.

Mientras La Red poco y nada ha cambiado, Central entró en una etapa de deterioro sostenida por administraciones poco felices. Valores importantes de esa radio, como Tarcisio Romero, Xavier Zevallos y otros se fueron y la calidad decreció.

El adiós

Cuando Carlos Machado fallece en el 2011, Central ya estaba en coma. El naufragio se verificó y terminó hace pocas horas con el hundimiento definitivo de la nave. ¿Qué pasó? Creo que algo usual en la radio, prensa y televisión: exceso de planes, ofertas, de cargos, de nombramientos, pero falta de ejecutividad concreta.

En diciembre del 2013, Tarquideportes terminó su ciclo en radio Tarqui, de forma casi anónima. Algo injusto, pues esta programación logró sostenerse en los 80 y 90 como una buena tercera opción. Pero tampoco cambió con los tiempos y se enclaustró en el AM.

Hoy, el AM es un desierto, donde solamente radio Positiva supervive. Honestamente, no me lo explico cómo ni por qué, en vista de que su programación, transmisiones tampoco tienen un valor agregado. Hoy, la lucha está en FM, al punto que ahí se abrió una radio deportiva dos semanas antes del cierre de Central.

“Yo hablo para los jubilados”, me dice un colega que trabaja en AM simplemente porque le adicionan algo a su sueldo en otra empresa. La realidad es esa: por tecnología, cambio de costumbres, la Amplitud Modulada está destinada al sepulcro en Quito. Mientras, en otras ciudades como Guayaquil, Buenos Aires o Ciudad de México, AM abarca a las radios más significativas y emblemáticas. Es que, claro, allá al menos no hay montañas que entorpezcan las ondas.

Anuncios

5 Respuestas a “La radio deportiva en AM está condenada a morir

  1. Aurelio Dávila

    Para variar Esteban hace un gran análisis pero omite un hecho influyente en el declive de las radio AM, en 1995 también aparece el TroleBus que hace interferencia en los vehículos cuando circulamos por esa vía que atraviesa de norte a sur a la capital. Por el resto, muy buen reportaje

  2. estevan, sin ser un especialista en telecomunicaciones, en AM las ondas pueden esquivar montañas porque su viaje en el espacio radioelectrico no es en linea recta como en FM, creo que tu reportaje falla en esa parte…. asesorate con un especialista.
    Por lo demas excelente

  3. Yo juro que en el espacio de Portilla en Radio América a mediados de los 90, de 8 a 11, se fundó la tradición de los cachos de los viernes.

  4. Nunca saldrá de mi mente el tradicional “GOL.. Gol.. gollll..” despues de una anotación, que escuchaba cuando era niño y mis conocidos pian las transmisiones de la NEC.

  5. Saludos. Soy Ing. en Telecomunicaciones. FM y microondas tienen problemas con obstáculos debido a la longitud de onda, AM no tiene problemas , debido a eso se pueden escuchar radios como HCJB a nivel mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s