Los 23 de Ecuador

¿Qué justifica o qué hace cuestionable la presencia de un jugador en la lista de Ecuador para la Copa del Mundo? Desde mi óptica, trataré de explicar la función de cada jugador en esta nómina.

fotogicial
Máximo Banguera:
Miremos el horizonte de arqueros del fútbol nacional. ¿Ya miraron? Pues no van a encontrar alguien que, al menos, tenga su proceso de formación y recorrido. Será el titular, si Domínguez no se recupera. El caso de Banguera es como el de Saritama: solamente por provenir de X club es que se ha ganado animadversiones gratuitas.

Alexander Domínguez: Por recorrido internacional y nivel, debería ser el titular. Pero su lesión lo puede dejar afuera. Sin grandes ejecutorias, es el mejor arquero del país.

Adrian Bone: El premio para alguien que siempre supo esperar. Entre todos los problemas de El Nacional, ha sabido salir airoso. El año anterior selló una buena campaña. Si no es él, ¿quién? Dreer no cumple con las reglas, Klimowicz creo que ya se retiró. Además, es el tercer arquero, jugará salvo alguna catástrofe.

Gabriel Achilier: Es parte del proceso. Representa el típico caso de “es lo que hay”. Es un jugador que nunca evolucionó técnicamente y no lo hará en estos 15 días. Propenso al error fácil, a la falta sin sentido. No es garantía, pero la falta de temple de Eduardo Morante (el favorito de Rueda, al inicio de su gestión) y la lesión de Jayro Campos lo ponen en una situación que ya habrían querido cracks como Luciano Macías, Vicente Lecaro u Hólger Quiñónez. Que la historia nos perdone.

Óscar Bagui: Es parte del proceso. No recuerdo una sola intervención suya destacada, ni en Olmedo, ni en Católica ni en Emelec. Es un jugador que, en el mejor de los casos, cumple. No tiene salida, defiende con las justas. Pero el técnico cree en él. Tampoco es que hayan opciones a la altura.

Frickson Erazo: Otro beneficiado de la carencia de elementos de calidad, que hace unos cinco años si estaban vigentes. Propenso a quedar rezagado ante el ataque del rival, le cuesta salir jugando y no tiene un juego aéreo destacado. Reventó tarde, cuando otros ya eran cracks consumados.

Walter Ayoví: Versátil, referencial y bien dotado tanto técnica como físicamente. Es de los jugadores más regulares, de los que nunca quedan expuestos por falta de argumentos futbolísticos. Irremplazable.

Jorge Guagua: 30 años de edad y sigue siendo una promesa. Jamás fue el sucesor de Iván Hurtado, ni siquiera de la Sombra Espinoza. Lento y concesivo en el mano a mano, sus rechazos cortos siempre terminan siendo de pronóstico reservado.

Juan Carlos Paredes: Correlón, pero sin técnica. Frágil para la marca. Si logra encauzar su velocidad, es un jugador letal en el ataque, como lo fue cuando destacó, en el Cuenca y en el Quito. La mejor opción posible.

Segundo Castillo: El eje del equipo. No habría razón para dudar de su convocatoria. Si el cuerpo médico se precipitó en recuperarlo y forzó su presencia, es algo que solamente se verá en el torneo. Pocos jugadores tienen su potencia, prestancia y poder. Jamás intentó algo distinto y ya es muy tarde para que lo haga.

Carlos Gruezo: La gran sorpresa. Desde que llegó a Alemania, fue suplente y solamente en el mes final de la Bundesliga se hizo titular. Titular en la Bundesliga a los 19 años, ¿qué jugador ecuatoriano puede ostentar eso? Tiene personalida, madera, calidad y reemplazar, eventualmente, a Castillo será su mejor carta de presentación.

Renato Ibarra: A los 16 años ya era titular en El Nacional. Su carrera ha ido evolucionando y no cualquier pelagato dura tres años en el fútbol holandés. Es una gran alternativa a Antonio Valencia y así lo probó en la eliminatoria.

Christian Noboa: Juega exactamente igual que cuando apareció. Ese fue su techo (el que no es bajo, precisamente), pero apenas sostiene su titularidad. No es un jugador del que se puedan esperar heroísmos.

Fernando Saritama: La gran polémica. Pero las cosas habrá que verlas fríamente: le rindió a Rueda cuando necesitó. En Quito, durante la eliminatoria, hizo buenos partidos y en el momento más crítico de la eliminatoria, en La Paz, cuando la clasificación se caía apareció para dar la cara. Saritama es un perseguido: se fue en medio de fábulas nunca aclaradas del Quito, de Liga salió por la puerta de atrás y en Barcelona no encuentra lugar. Tiene demasiada animadversión en contra. No va a ser titular, pero su espacio está bien ganado.

Antonio Valencia: El mejor futbolista del país. Discutirlo, ponerle un pero a su calidad, es de necios e ignorantes.

Édison Méndez: Un análisis frío me da como conclusión que su convocatoria es injustificada. Olvídense, no estoy ninguneándolo. Sus méritos pasados tiene, pero si estar en la Selección es el resultado del buen momento actual de un jugador, esa premisa no se cumple con Méndez. Su último año en Liga fue para el olvido, incapaz de ponerse al hombro un equipo que necesitaba ese liderazgo en la cancha que tanto se le endilga. En Colombia, donde llegó con grandes auspicios, fue uno más y ya está libre. Y ni contar su paso por Brasil, donde fue uno de los peores extranjeros en un Atlético Mineiro que casi descendió. Si lo llaman por su gol a Croacia o porque fue figura en la Sudamericana que ganó Liga, estamos perdidos. Eso, sin contar su potencial influencia negativa en el grupo.

Michael Arroyo: Lagunero que cuando entra en racha es interesante, un jugador capaz de cosas distintas. Viene descendiendo en México.

Felipe Caicedo: Es lo que hay. Pesado, lento y de discutible capacidad de resolución. No se puede depender de él para darle calidad a la ofensiva. Futbolísticamente, es un jugador estancado desde hace dos años. No evolucionó.

Fidel Martínez: Se ganó su presencia en un grupo que para él estaba cerrado. Aporta incluso en lo extrafutbolístico y es un buen backup.

Jefferson Montero: El otro jugador de este equipo, junto a Valencia, con nivel mundial. Su crecimiento es sostenido y es digno de cuidado para cualquier defensa. Pero tiene que estar enchufado, como lo estuvo en buen tranco de la eliminatoria.

Joao Rojas: Se puso la camiseta de un grande de México como Cruz Azul y cumplió. Su campaña individual no luce del todo porque su equipo quedó afuera más pronto de lo que se esperaba, pero tiene capacidad para desequilibrar defensas rivales.

Énner Valencia: Un hallazgo providencial, tras encontrar su posición definitiva en el campo de juego. Viene en una racha envidiable, donde le entran todas.

Jaime Ayoví: Está en la convocatoria porque Rueda lo conoce y Armando Wila (un jugador que se ganó la convocatoria a pulso) se lesionó. No tiene continuidad y desde que se lesionó en Oriente Medio dejó de ser el goleador que insinuaba.

¿Quién falta?

Pedro Quiñónez: Es un caso similar al de Gabriel Achilier. Es un arma de doble filo, a la que los excesos pueden terminar por anular. Como muchos otros (la mayoría) de esta lista, puede estar como no estar, que gran diferencia no hará.

Júnior Sornoza: La indignación que mucha gente muestra por jugadores que poco o nada han dado y darán por la Selección se la merecía Sornoza. Siendo volante, fue uno de los goleadores de la temporada pasada, es joven y ya sabe lo que es jugar un Mundial. Pero Rueda no lo tomó en cuenta, ni siquiera para la lista de los 30. Mucho habría ganado el futuro con su presencia en el grupo.

Anuncios

4 Respuestas a “Los 23 de Ecuador

  1. Excelente trabajo muy buena capacidad de análisis, solo una pregunta, ¿no se merecía Jonathan González una oportunidad?

  2. Es justo y necesario este análisis desmenuzado que pocos si no es ningún periodista hizo o publicó. Tal vez eres muy duro con Noboa, a quien considero fundamental en el 11 de la tri. También creyera que con los zagueros centrales te pasas, pero ya viéndolo bien, estás bastante en lo cierto y es una pena.

    A mi pensar es cierto, Felipe Caicedo se ha quedado y anda lento, pero tiene técnica para mantener el balón y dar pase, eso se vio contra Holanda mientras estuvo (su otro pero es sus continuas lesiones). Yo creo que es muy necesario

  3. Creo que el nivel de Banguera y Domínguez es de por más muy similar… pero discrepo en tu análisis… Banguera se ha ganado claramente un puesto en la selección con sus brillantes en Barcelona a lo largo de estos años… no es porqué éste en BSC que llegué a la selección..

    Achilier y Guagua si son buenos ejemplos de #esloquehay pero creo que Erazo acompañado de un mejor defensor es muy importante en la selección… Y, si… su juego aéreo es decepcionante

    En lo de Méndez siempre vamos a diferir pues para mi criterio es un jugador que puedr aportarle mucho a la selección cono lo hizo en el partido ante Inglaterra, donde junto a Arroyo se apoderaron del mediocampo y cambiaron el partido a favor de la TRI…

    Encuentro pobre tu análisis sobre Saritana, es cierto que fue muy importante ante Bolivia pero asimismo puedo decir lo mismo de Méndez ante Perú y Paraguay (donde a pesar que perdimos le cambió la cara al equipo), el partido contra Australia y hoy ante Inglaterra solo lo corroboran…. No veo a Saritama con mayores méritos que Méndez pero tampoco me quejó de su convocatoria.

    Tu análisis sobre Fidel es vago, el otro dia veia una parodia de unos representates argentinos q lograron vender a Maidana por una cifra millonaria y utilizaban frases muy parecidas a las de tu análisis, poco importa si es o no alegre y buena persona.

    Finalmente, a PedroQ si lp llevaba, me parece q hace falta un jugador mas en esa posición… Quiñónez no es la octava maravilla pero cumple su trabajo.

    Abrazo

  4. Pingback: Los 23 de Ecuador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s