Los victimarios de Agustín Delgado

Agustín Delgado en el congreso (Foto El Comercio)

Agustín Delgado en el congreso (Foto El Comercio)

Agustín Delgado no me inspira lástima. No puedo sentir eso por quien fue un futbolista incomparable, cuya particular manera de encarar frente al arco rival me hacía adivinar si la jugaba terminaba o no en gol. Al Tin le debo muchos gratos recuerdos futbolísticos. Con eso me basta.

Siento pena, en cambio, por aquellos que lo utilizan. En este grupo destacan quienes se valieron de su imagen para captar votos.  Contrariando unos principios que aparentaban ser roca solida, AP no ha dudado desde hace un par de procesos electorales en contar en sus listas con artistas, periodistas, deportistas. Los que en la era auroral del movimiento fueron llamados “payasos”,  cinco años después  pasaron a ser primeros cuadros de elección popular. Coherencia.

Así como no comparto con los pacatos que se horrorizan al ver el video donde Delgado lee deficientemente, tampoco me inspiran confianza aquellos que apologizan esa falla demoledora en quien, de últimas, es un legislador.  Y en este último grupo sobresalen aquellos que han considerado las voces de alarma ante la actuación del Tin un “ataque racista”.

Si algo me ha enseñado la vida, aparte de confiar encarecidamente en la gente, es que aquel que busca victimizar o victimizarse acusando de “racismo” es el más racista. ¿Es necesariamente el “racismo” la razón para achacar al Tin? No. Simplemente es su poca idoneidad para ser asambleísta, que ha sido dramatizada hasta la exageración pese a que, demostrado está, el imbabureño tiene colegas mucho peores, algunos malvados. Cuidado: no hablo de su derecho a elegir y ser elegido, hablo simplemente de su capacidad para desempeñar el cargo. Particularmente, me ofende más la torpeza de los asesores de Delgado, quienes desde su cuenta de Twitter @TinDelgado35 le hacen divulgador de poco felices citas del Che Guevara, personaje cuya ¿obra? no debe conocer el goleador.

Pero, sucede que acudir al “racismo” es una forma de mover conciencias. Y eso lo saben y capitalizan estos Mandelas de bolsillo. Cualquier desinformado adherirá a la defensa del Tin Delgado si ha sido víctima del “racismo”.    Es un réclame, un slogan. Una forma de impactar en la exagerada sensibilidad de esta sociedad ecuatoriana, cuya corrección política llega a atroces niveles.

¿Qué hay detrás de la caricatura de Bonil? “Racismo”, dirán los indignados. No. Para mí, no pasa de un chiste poco gracioso, inoportuno y papayero. ¿Qué hay detrás de la exagerada y machacante ofensiva en “reses” sociales, los “memes” y demás payasadas? Nada más que la naturaleza de catarnicas que tienen los habitantes de esos submundos “digitales”. Pero, ¿racismo? No. Esta no es la Sudáfrica de Malhan o el sur estadounidense de los años 50. Es el Ecuador, país de extraviadas y desinformadas gentes. Así que no frieguen, no pinten a un grupete de hechos los graciosos como una suerte de KKK y al Tin como una víctima que está lejos de ser tal.

Anuncios

9 Respuestas a “Los victimarios de Agustín Delgado

  1. Más claro no canta el gallo Esteban, felicitaciones y siga adelante con sus comentarios

  2. Excelente analisis y palabras muy acertadas. Felicitaciones .

  3. En el hecho reciente se podría decir que la gente cercana al personaje “tiene la culpa”, pero quienes realmente tienen la culpa son los electores que cayeron en la trampa del voto en plancha. Sinembargo, la AP más allá de haberse asegurado levantamanos de prestigio, se ganó varios Talones de Aquiles que van debilitando la imagen de la Revolución Ciudadana.

  4. En el hecho reciente se podría decir que la gente cercana al personaje “tiene la culpa”, pero quienes realmente tienen la culpa son los electores que cayeron en la trampa del voto en plancha. Sin embargo, la AP más allá de haberse asegurado levantamanos de prestigio, se ganó varios Talones de Aquiles que van debilitando la imagen de la Revolución Ciudadana.

  5. Comentario sesgado y con evidente animadversión política, con su lógica simplista hasta usted podría desempeñar un mejor papel en la asamblea? En pocas palabras escribes bonito pero tonterías.

  6. Excelente, mis felicitaciones

  7. por que la verdad os hará libres…!

  8. Alfonso Ernesto Buenano

    Muy pero muy buen comentario, asi de sencillo gracias .

  9. Parece sensata la reflexión del señor Esteban, sin embargo considero quien no es negro o afroecuatoriano o indígena nunca podrá saber a ciencia cierta, si es racismo o no este vendaval en las redes sociales en contra de Agustín Delgado; “nadie sabe el fondo de la olla, sino la cuchara”. El señor Esteban cae en la misma táctica de quienes se tapan los ojos y desvalorizan a otros y otras para afirmar de que nuestro país no es racista al decir lo siguiente. “que acudir al “racismo” es una forma de mover conciencias. Y eso lo saben y capitalizan estos Mandelas de bolsillo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s