¿A quién le interesa el circo de la Selección?

Valencia y Montero, ejes de una tormenta exagerada e innecesaria.

Valencia y Montero, ejes de una tormenta exagerada e innecesaria.

Estuve  una semana fuera del país y me creo, por lo pronto, lo suficientemente descontaminado para tener una opinión final de esta vaina de los premios,la indisciplina y demás asuntos de la Selección.

Un día antes de irme, me invitaron al noticiero A Primera Hora de radio Majestad,para  opinar del asunto. Lo hice basándome en la reflexión que hasta entonces tenía. Si quieren, me pueden escuchar acá.

Ojo. No me desdigo de nada de lo que ahí afirmé. Pero tengo más elementos para redondear mi criterio.

Sigo creyendo que lo que ganes tú, yo o cualquiera es un tema particular, casi íntimo. Sobre todo sí respondemos a entidades privadas, como en este caso es la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Al exponer al aire, alegremente, cuánto gana alguien que no pertenece a una entidad pública, se incurre en una falta de delicadeza extrema. No es un tema de “interés general”. No tiene nada que ver con el desarrollo del fútbol local. Es morbo del más corriente.

Si, por ejemplo, Antonio Valencia ganó 120 mil dólares por clasificar al Mundial, no me queda más que decirle ¡buen provecho! Es su problema y el de su familia. Mientras pague sus impuestos y sus ingresos sean lícitos, nada tengo que hacer ahí.

El recurso más fácil ha sido relacionar el mal rendimiento de Ecuador en el Mundial con este tema de la plata y “la interna” (cerdoso término repetido ad náuseam por los coleguitas). Este vínculo es groseramente simplista. Se hace creer que “sin problemas a la interna” y con un arreglo económico diferente por los premios, se podía cumplir con aquel aventurero pronóstico  de clasificar “por lo menos” a octavos de final.

Tal concepto es tan pobre como el del Ingeniero Chiriboga, quien incapaz de hacer autocrítica, culpa a “los 15 segundos de Arroyo” de toda la borrasca que vive su administración.

El punto es que, hermanados los jugadores cual Teletubbies y sin problemas de dinero, la Tri igual iba a quedar afuera del Mundial en primera fase. No jodan más. No hubo (ni hay) técnica, calidad colectiva suficiente como para superar a Suiza y Francia. Eso es todo. Y por ahí habría que analizar, construir.

Creer -o hacer creer- lo contrario es defender el funesto postulado bolillista del “grupo de amigos al que unido no le gana nadie”. Tal falacia sustentó al fútbol ecuatoriano durante una década y desplazó criterios técnicos y deportivos. Los resultados, a la vista.

Su 'legado' sigue vigente. Lamentablemente.

Su ‘legado’ sigue vigente. Lamentablemente.

Si hay trincas o no, algo que no puedo asegurar ni a favor ni en contra, poco le hace al resultado final. Lo que influye es la calidad, el trabajo, los procesos, la organización. El resto, es relativo y accesorio.

Morbo. Vuelvo a la palabra citada en el tercer párrafo. Estos temas de platas, trincas y demás atraen a la gente. Y la prensa lo sabe. No hay mejor forma de ganar fama que meter la cuchara en ellos, sentirse parte, “investigar” y hasta ofrecerse para ser utilizado y llevar carne podrida de terceros. De ahí la aparición de “denuncias” (de alguna forma habrá que llamarlas),”exclusivas” y demás pretenciosas coartadas para lucirse ante el público con información, supuestamente, “privilegiada”.

¿Qué habrá que decir ante esto? Nada. Salvo felicitar a los portadores de tal material por su enorme capacidad para distraer a la afición de los temas realmente importantes. A veces, creo que se lanzan “exclusivas” coordinadamente, con el afán de que la FEF y la dirigencia pasen de agache en los cuestionamientos pesados. Honestamente, no me sorprendería.

Uno puede darse cuenta lo mal que va el fútbol ecuatoriano al ver que el cuento este de los premios ha tenido más espacio que el informe de Reinaldo Rueda, el cual, dicho sea de paso, al no contener ni morbo ni circo, fue casi desechado por los medios. Importa lo patético, el cuento, la pendejada, el correveidile, el chisme. ¿El fútbol, sus verdades, proyectos? Que esperen. Así somos, pues.

PD: Me animé a escribir este post data, luego de la revisión final del texto. Y lo hago porque no terminé de encontrar relación entre la calidad moral de algunos “fiscales” y su pasado. Sería bueno saber por qué no fueron tan “acusiosos” investigadores en el caso Luna, el emblema de las irregularidades del fútbol ecuatoriano. Bueno fuera saber, por ejemplo, si alguna vez no estuvieron invitados a algún partido de la Tri fuera del país, o a un Mundial (¿Alemania 2006?). Interesaría mucho conocer cuál fue su participación en aquel sistema de pauta publicitaria que un empleado de la FEF gestionaba ante una empresa pública de Quito. sistema que favorecía a quienes tenían cierta actitud ante la dirigencia y del cual, si Dios quiere, nos hemos de encargar en una futura entrada de este blog. En fin, el rabo de paja no se puede esconder tras la toga de fiscales y justicieros.

Anuncios

2 Respuestas a “¿A quién le interesa el circo de la Selección?

  1. Bien por fin alguien que escribe cosas inteligentes

  2. Esteban he leído con gusto su blog, y concuerdo con que no hay más que morbo por cosas que no son el fondo de la problemática del fútbol ecuatoriano. Como espectador, aficionado, hincha, me preocupa más que no se haga cambios de fondo. En mi opinión muy particular, sería más interesante mirar hacia donde se debate todo, el Congreso del fútbol ecuatoriano, donde votan quienes no invierten ni muestran un apoyo en firme al fútbol profesional ( Asociaciones), como se puede dar decisión a quien no le afecta ???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s