Telón lento para Franklin Salas

¿Qué puede aportar Salitas a Deportivo Quito? ¿Qué puede estar detrás de su contratación, más allá de lo futbolístico? Un intento de análisis de una situación que puede tener connotaciones tristes.

Salas, el día de su presentación en Deportivo Quito. (Foto de El Comercio)

Salas, el día de su presentación en Deportivo Quito. (Foto de El Comercio)

¿Qué puesto le dará la historia del fútbol nacional a Franklin Salas? No jugó en la élite internacional, jamás fue el timón o el guía de un equipo épico (en la  Liga 2008-2009 era apenas un suplente de lujo) y su nombre no está en los puestos privilegiados de las estadísticas.

Su lugar es otro. Salas fue el último futbolista cuya sola presencia convocaba y levantaba a las tribunas. Con una jugada era capaz de saldar el precio de la entrada y las ovaciones que recibía no eran exclusivas de los hinchas de Liga. Salas fue un ídolo, acaso el último del fútbol ecuatoriano. Y eso que, profesional y deportivamente, vinieron jugadores superiores.

Si queremos entrar en el terreno de las comparaciones, Salitas fue al fútbol ecuatoriano lo que Óscar Bonavena al box argentino: un elemento popular, sin vitrinas colmadas de trofeos –Ringo nunca fue campeón mundial- y cuyas tribulaciones fuera del campo deportivo eran un espejo donde se podía reflejar el hombre común, el que como ellos viene de abajo y busca todos los días ser alguien mejor.

Puedo concluir, en este rubro, que Salas estará en un escalón similar al de Polo Carrera o Jorge Bolaños, con la diferencia de que ellos fueron claves y decisivos para ganar títulos. Sin embargo, el carisma del aún activo volante ofensivo supera al de los nombrados.

Carisma. Ese es el punto. Si algo mantiene en el campo de juego a Salas es eso. Despojémonos de la magnética figura del jugador y analicemos con frialdad su carrera posterior a la Copa Sudamericana del 2009. En el 2010, con el regreso de Edgardo Bauza a Liga y la salida de su padrino Jorge Fosatti, el Mago entró en una debacle de la que jamás pudo levantar.

Su paso a Imbabura (2011) fue el inicio de un tobogán que, como intentaré explicar luego, aún no termina. Jugó en Argentina, en un equipo del interior (Godoy Cruz), lejos de River, la institución que en su mejor momento lo quiso y a la que no llegó por aquel lastre que le impidió posicionarse en un nivel superior: las lesiones.

En Liga de Loja su expresión futbolística apareció restablecida, pero una cosa es tener 25 años y otra 32. Y si hay una carga de problemas físicos, ni se diga. Hago memoria, voy a archivos y llego a la penosa conclusión que Salitas es el futbolista más lesionado de la historia. Y esta ‘condecoración’ no es menor.

Dos años en Olmedo, uno en la Serie A y otro en la B, definieron que Salas está cerca del retiro. De remate, hace un año, el Mago sufrió una lesión que lo tuvo  media temporada afuera.

Pero, seguramente, este detalle está fuera del alcance de quienes arrancaron una campaña mediática desproporcionada, a fines del año pasado, con el fin de ubicar a Franklin Salas en Deportivo Quito. Tampoco seguramente saben que no pasó de ser suplente en Olmedo, de uno de los dos equipos que descendió en la temporada pasada.

¿Cuál era la intención de propagandearlo mañana, tarde y noche? A la luz pública, el interés de ciertos ¿periodistas? partidarios y operadores de prensa se circunscribía a molestar a Liga de Quito. Un capítulo más de la desestructurada y ya hartante necesidad que quienes están cerca del Quito tienen de rivalizar con Liga. Salas pasó a ser una suerte de trofeo de guerra. 10 años después de su cénit, pero trofeo de guerra al fin.

El tiro les salió por la culata. En Liga, cundió la indiferencia ese viernes que Salas se puso la azulgrana. La primera batalla estaba perdida. Y por goleada.

¿Qué hacer, entonces, con Salas? Promocionarlo como la “gran” contratación, la que hará diferencia, la que llenará estadios y ganará partidos. No queda otra, por más que las evidencias deportivas sean adversas.

El tema me empezó a preocupar el viernes, luego de ver el dramático esfuerzo de Salas por ser el que fue, pero sin tener los recursos de su buena era. Su sudor, la entrega y la voluntad se van de bruces frente a la realidad. Esa realidad cruda que, por ejemplo, pintaron Luis Zubeldía y Esteban Paz a inicios de año: Salitas ya no está ni para entrenar.

Tras la derrota frente al Cuenca, no faltaron hinchas y ¿periodistas? de Deportivo Quito preguntando “¿Por qué no juega Salas?”. Cuando ellos lo que deberían preguntarse es por qué Salas sigue jugando.

En el mismo equipo que dejó ir por la puerta de atrás a Christian Lara y Walter Calderón, pese a sus valientes esfuerzos para evitar el merecido descenso del año pasado, detecto que las esperanzas en hacer “una gran campaña, pelear el campeonato o la clasificación a la Copa” dependen de lo que pueda hacer un futbolista que está más cerca del adiós que de la práctica activa. Dramático.

Quienes revolotean por Carcelén quieren ocultar un detalle innegable: Salas fue un crack. Ya no lo es. Pero esto no es lo peor. Conociendo los alcances y modus operandi de ciertos personajes, considero muy seriamente la opción de que estén utilizando al futbolista para tapar a la afición hechos más graves.

El Quito es una institución colapsada e inviable. Ha hecho, como dije, méritos para descender y también para desaparecer del mapa. Sus graves problemas internos solamente pueden pasar por alto en un país donde el ente que regula el fútbol considera que barrer la basura bajo la alfombra es “defender” la actividad.

Si alguien llevó a Salas al Quito, convencido de que podría hacer la diferencia futbolista es un ignorante absoluto de la actividad, pero también un mentiroso o un perverso. Cargarle de responsabilidades a alguien que tiene el 25% de su capacidad física y deportiva entra en cualquiera de esas categorías.

Dentro de todo este circo, no falta una luz. Tabaré Silva, el DT del Quito, no tiene dudas en reconocer que Salas no está para ser titular (lo dijo el viernes). El tema está en que no lo entienden. Y el paso de la temporada, contrario a lo que puede pasar con un futbolista con menos años o menos lastimado por las lesiones, confinará cada vez más al Chicharra a la banca.

No hay salida. Salas no volverá a ser el del 2010. Ni se diga el del 2004. Por eso, si el Quito confirma su candidatura al descenso y termina yéndose a la Serie B, no será difícil que los mismos genios que lo pintan como la ‘salvación’ lo señalen como el responsable de un hecho que se generó mucho antes de que Salas llegue al Quito.

Este no es el final que su carrera merece. Habría preferido verlo en Liga, jugando los 5 minutos finales de un partido ante River o Mushuc Runa, saliendo aplaudido. Salas no merece cargar con un muerto cuyos signos vitales se irán extinguiendo a lo largo del año.

Anuncios

3 Respuestas a “Telón lento para Franklin Salas

  1. Excelente comentario. Solo no concuerdo en que Salitas ya no está ni para los entrenamientos. No está para mas que 20 o 30 minutos eso es claro. Pero eso es suficiente para deleitarnos. Hace hermosos pases y su corazón por la U no necesita prueba. Salitas debía retirarse de blanco.

  2. Y cuanto le afectó aquel incidente por el que un buen tiempo se le conocía como “el violador”? Recordemos como la Luna y ciertas organizaciones feministas le convirtieron en el estandarte del sexismo y la impunidad masculina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s