La argentinización del fútbol ecuatoriano o cómo estar en el sistema

¿Por qué tiene éxito el discurso de Fox? Se aprovecha de la falta de memoria o, en el mejor de los casos, de la vagancia de todos los sectores del fútbol ecuatoriano por tener una identidad fuera de la cancha

¿Este escándalo es digno de ser llamado "El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid).

¿Este escándalo es digno de ser llamado “El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid)

Dentro de la cancha, estoy convencido que el fútbol ecuatoriano goza de una identidad. Basta con preguntar afuera, a aquellos que no tienen interés determinado. Ellos sabrán decir que, efectivamente, nuestros equipos más representativos y la Selección se caracterizan por un despliegue físico respetable, la velocidad de sus elementos por las bandas y el uso, habitualmente, eficiente que se hace del valor agregado que significa jugar en la altitud de Quito.

Eso es en la cancha. Afuera, decididamente, no ostentamos ningún rasgo que nos distinga. 

Y, a falta de disfrutar de una identidad institucional, periodística, social, nos hemos visto forzados a adaptar otras, totalmente ajenas a nuestra idiosincrasia. ¿Por qué ha sucedido esto? Nada menos que por el poder y penetración de los medios “transnacionales”.

No hay otra opción para ver la  Libertadores y la Sudamericana que Fox Sports. Hace un par de años, también era la única opción para seguir la Champions League. Fox es producida por Torneos y Competencias (TyC), una empresa que hace 30 años y más empezó como una modesta realizadora de TV y que, con el paso del tiempo, se convirtió en uno de los amos del fútbol sudamericano. A toda escala.

TyC es argentina. Eso no se pudo obviar nunca. Por eso, han hecho lo obvio: imprimir el sello característico del fútbol y el periodismo de este país como una suerte de fórmula que se divulga 24 horas al día, “de Canadá a Tierra del Fuego” como ellos ostentan

Lo que hasta finales de la década de 1990 hizo la revista El Gráfico (con menos espectacularidad, por su condición de medio escrito) ahora lo hace Fox, aprovechando su alcance. Su línea editorial es clara: la sublimación del fútbol argentino como el santo grial de América. Los jugadores de ese país, los técnicos,  son los mejores. El resto de países, o está en capacidad de contar con su sapiencia y capacidad, o aténgase a las consecuencias de fracasar y perder.

Caso aparte es la actitud editorial frente al gran rival de Argentina en el continente. En el 2013, el discurso en la final de la Libertadores fue abyecto, inmoral y vergonzoso. No jugaban argentinos, estaban Olimpia (Paraguay) y Atlético Mineiro (Brasil) y el embanderamiento a favor de los guaraníes cayó en las prácticas más cuestionables de la actividad. No ahondo en detalles, ustedes mismos vean y recuerden.

Y buena parte del posicionamiento de Fox y de su discurso argentinizante ha tenido que ver con menospreciar al fútbol brasileño. Para darnos cuenta de esta actitud, solamente caigamos en cuenta cuál fue el discurso cuando el azar obligó a que River y Boca. “El Clásico Sudamericano”.

Para decir que River – Boca (partido importante y llamativo, si los hay) es el Clásico de Sudamérica, tienes que pasarte por el fundillo la enorme historia del fútbol brasileño. Abjurar de Sao Paulo, Corinthians, Flamengo, Vasco, clubes tan o más grandes que sus pares argentinos, pasar por alto su gigante aporte a la actividad a escala mundial. Eso hace, sistemáticamente, Fox.

Y la lección no pudo ser más oportuna. El que fue vendido como “El Partido del Siglo”, “La Madre de todas las Batallas” y demás obscenidades terminó siendo, en su primer chico, un partido inmamable, horrendo y que se definió por un penal.

Ese sería solamente el punto de partida. Y lo que sucedió el jueves pasado, en el partido de vuelta, nos terminó por mostrar la cara más impresentable del fútbol argentino. Todas sus miserias, truculencias y ripios quedaron expuestas con el escándalo de La Bombonera. Fox se vio en medio de una situación embarazosa: su producto bandera, el “clásico de Sudamérica”, se desarrolló como un espectáculo cavernario y delictual.

¿Qué hacer? Defenderlo. El discurso fue claro desde el comienzo: no nombrar nunca a la dirigencia del equipo local, evitar las menciones a la Confederación Sudamericana de Fútbol y buscar, hasta el final, la aséptica solución de que el resto del partido se siga jugando uno, dos días después. Como si nada hubiera pasado.

Detrás de esto, existe, al menos en Ecuador, una gran audiencia que cree y asimila este modelo. Están futbolistas (varios copian hasta la forma de vestir de sus pares gauchos), hinchas (que creen que escándalos como el del jueves son un ejemplo digno de copiar) y periodistas (que asimilan frases, dichos y mueren por fotografiarse con Niembro, Closs y demás).

Así, la argentinización del fútbol ecuatoriano va a todo vapor. Estar dentro de ella es ser parte del sistema. Se ostenta haber pasado por la escuela de Niembro y Araujo (centro educativo que, por otra parte, cerró en medio de cuestionamientos a su calidad académica) como si eso significara un valor agregado equiparable a otros más importantes, como el crecimiento profesional en base a méritos y cultura. Ser parte de este sistema implica copiar formatos, puestas en escena. Es decir, alienar con versiones criollas (muchas de ellas no muy bien logradas) de lo que Fox hace a su escala.

Lo de las barras es un tema más profundo y grave. A su alcance está la estética, el despliegue de sus pares argentinos. Los ven, semana a semana, y los imitan. No podría hablar de que copian lo bueno porque, simplemente, las barras bravas no tienen nada de positivo. Son grupos delictuales, que viven en absoluta complicidad con poderes de todo tipo. Sin embargo, acá son epítome de “pasión, aguante”. Y por eso tienen llegada.

¿Qué hacer? Ser más genuinos. Creo que detrás nuestro (hinchas, periodistas, dirigentes) existe una cultura futbolística propia, con la que nacimos y nos desenvolvemos. Debemos asumirla con decoro y proyectarla. Está el caso de Chile, donde el discurso de Niembro y compañía cayó en un pozo insalvable de rechazo y la cadena no tuvo otra opción que vincular periodistas locales. Eso, siendo objetivos, no podría pasar acá, pues no somos un mercado del tamaño del araucano. Pero, de alguna forma, habrá que empezar a tomar con pinzas y desinfectante todo lo que viene de este vehículo alienante, que ha colonizado el fútbol ecuatoriano.

Anuncios

11 Respuestas a “La argentinización del fútbol ecuatoriano o cómo estar en el sistema

  1. Reblogueó esto en Cronicas de un desempleadoy comentado:
    Es esto, la cruda realidad, sumarle a que un comentarista de cable imita a Patron Bermudez, sumarle a que una radio solicito entre las clausulas de contrato que el comentarista tenia que sonar argentinizado, sumarle a que los escenarios son cada día mas parecidos a los argentinos, sumarle a que cierto que pseudomedios digitales quieren posicionarse con el mismo discurso caduco, sumarle que que el 99% de los periodistas comentan en funcion a sus sponsors, sponsors que son gerenciados por los mismos dueños de los clubes…

    El periodismo deportivo ecuatoriano no existe, y lo que quedan son unos cuantos lee promter y otros tantos relacionistas públicos de equipos o de empresarios FIFA que dicen estar cobijados por un manto de objetividad..

  2. Buenos días Esteban.

    He leído este artículo y me parece loable tu intención de rescatar la identidad del fútbol ecuatoriano, sin embargo, también noto una animadversión hacia lo argentino, no sólo en el artículo, sino en tu discurso en general, cosa que se nota por ejemplo, en twitter donde te sigo.

    Llamar a River – Boca el “clásico sudamericano” tal vez sea exagerado, pero no sé cuantas veces ha habido enfrentamientos de grandes rivales clásicos brasileños en Libertadores o torneos sudamericanos como sí lo han hecho Boca y River. Eso cierto es, también apsa porque la presencia de los clubes brasileños es mucha más diversa que la de lso argentinos. El tema de la barrera del idioma nos afecta mucho, no sólo en el fútbol sino en varios aspectos culturales, sudamérica está separada con Brasil, excepto para los pocos individuos preparados que sepan algo de portugués o tengan ascendencia brasileña.

    El modo de ver el fútbol de Argentina, se tomó toda América hispanoparlante que gusta del fútbol. Hasta en tu amado México ves “trapos”, gente descamisada con cantitos populares argentinos, etc. ¡Y es que esa estética enamora! Es darle al aficionado, la sensación de que puedes hacer algo por tu equipo cantándole, alentándole, ya que no puedes bajar a patear la pelota porque seguro, le vas a perjudicar. Esa sensación te invade más cuando vas a Argentina y visitas barrios como Parque Patricios en Buenos Aires por ejemplo, donde e fútbol pareciera estar impregnado en las paredes y personas. Es contagioso, alucinante y como toda manifestación cultural llamativa, pues se te va a pegar, por muy patriota que seas.

    Estoy en desacuerdo que en Ecuador por ejemplo, se copien cantos argentinos, como si no tuviéramos suficiente cultura popular para adaptar nuestra propia cultura musical al aliento a nuestros equipos. Es un poco ridículo volver a nuestros juegos un “River – Boca” o un “Central – Newell’s”, ¡pues porque así no se vive el fútbol en Ecuador!, porque el tema de la rivalidad se la vive en otros sentidos y obvio, es importantísimo buscar erradicar la violencia. También, el ecuatoriano tiende mucho a imitar todo lo bonito que ve, ¿o por qué crees que nuestros viejos aman la estética de charro mexicano?, o ¿nuestros hermanos mayores el rock n’ roll gringo? El país es así también.

    Sobre la violencia, esta está en todas partes, en toda la sociedad. Tu mismo solías ensalzar los clásicos griegos, egipcios, marroquíes, donde vía YouTube se ve unos espectáculos alucinantes, pero la realidad fuera de la cancha es que esa gente se mata. La socieda está enferma y hay lugares con mucha organización en los que se ha logrado que dicha violencia esté lejos de los estadios, como Inglaterra e incluso Colombia. Pero afuera se siguen matando. No sé si sea culpa del fútbol, no creo, porque sino, lastimosamente tendría que desaparecer y a mí no me gustaría, creo que a ti tampoco.

    Enaltecerse por haber pasad por la escuela de Closs Niembre es estúpido, en Argentina mismo se sabe de su poca calidad. Que FOX haga un trabajo de alienación es verdad, acá en Ecuador tendríamos que buscar mayor calidad en nuestros productos mediáticos para afianzar nuestra propia cultura futbolera y un gran ejemplo es tu pana Baldeón en eso. Salir a la TV pagada es complicado, por temas económicos.

    Es trabajo del periodismo ecuatoriano hacer ver que por ejemplo, Niembro básicamente dice pendejadas, bien citas lo vergonzoso que fue lo suyo en Mineiro – Olimpia. Es tan malo lo de ese sujeto, que en el Boca – Fluminense del 2008 desmerecía la victoria del Flu y hasta mi pelada de ese entonces, que no sabe un quinto de fútbol, me comentaba: “este man habla huevadas”, cuando se vio una clara superioridad del equipo brasileño. Es fastidioso coincido, cómo se ensañan con el fútbol brasileño.

    El River – Boca, jugado en la ida, a mí no me desagradó, fue una batalla táctica, es más o menos lo que se espera de esos duelos en los que ambos equipos están aterrados con la posibilidad de perder, ya que eso con el clásico rival está prohibido por como se concibe el fútbol allá y al menos, yo sí lo entiendo. Es como desmerecer la semifinal entre Argentina y Holanda o el último Mayweather – Pacquiao, la gente que desconoce, dice que hubo poca acción (y tal vez así fue), los que saben, disfrutaron de cada movimiento.

    Eso nomás quería decir. Espero, sirva de algo mi aporte.

    @edd_stargazer

  3. He leído el artículo que publicas en tu blog, “gracias” a un RT de twitter, y entré a leerlo y me atrevo a comentarlo sin más razón que pedir algo más de mesura en los comentarios, pues entiendo eres comunicador, con un programa en la radio, donde las “locuras” y payasadas de cierto personaje les dan algo de rating.
    Hay cosas que tienen mucha razón, entre ellas rescato lo obvio, que es la poca identidad de nuestro fútbol que no sea lo “en cancha”, porque todo lo demás está copiado, y la parcialidad a ratos ridícula de los narradores y comentaristas argentinos, el tema de las barras bravas, entre los más importantes.
    Vamos por partes. La argentinización del fútbol ecuatoriano que bien señalas, obedece claramente, a que en el subcontinente América del Sur, Argentina es el gigante que marca el ritmo y la pauta (no podemos decir Brasil porque para empezar, el idioma es diferente y la cobertura que se le entrega a los varios torneos brasileros es poca o nula por parte de los periodistas), y pues Fox Sports está cargado de periodistas argentinos que hablan 24/7 de fútbol argentino, y quienes vemos fútbol nos vemos “obligados” a ver las coberturas del entrenamiento de Chacarita.
    Empecemos por el periodismo. Lastimosamente, en este país en el cual desde la cabeza visible hace un circo semanal, los periodistas deportivos se ven obligados a copiar esas mañas y hacer la payasada. ¿Esa acaso debe ser nuestra identidad? ¿Dónde quedaron los periodistas serios, que no tienen que hablar en la radio como vendedores de papas o con un jingle pegajoso para que la gente los escuche? Personalmente, no escucho radio, porque para escuchar a dos mal dormidos que no son más que hinchas (con camiseta puesta y orgullosos de esos) con micrófono, hablando sobre cualquier cosa menos de fútbol, prefiero escuchar el CD de a dólar con los clásicos del Reggaeton Romántico 2018 Vol. 3.
    Y sigamos con el periodismo. Me cae mal Niembro, y no puedo decir que me cae bien Closs, sin embargo, al menos Closs tiene la decencia de prepararse antes de un partido y al narrar, uno siente cierta emoción por los dichos y la forma en que lo hace, y principalmente, porque le atina a los jugadores, sabe porqué los árbitros pitan de una u otra forma una jugada (aunque la justificación en caso de ser el perjudicado/beneficiario un argentino varíe completamente si no lo es), y así. Los narradores ecuatorianos son capaces de confundir a Lastra con Mena, a Casquete con el Cachete y a Bryan Alemán con Perlaza, jugadores a los que ven cada semana (a veces cada cuatro días), no me quiero imaginar una narración de un partido de un ecuatoriano contra un boliviano, no atinarían una.
    Ahí queda explicada la razón por la cual no podemos bannear de nuestras transmisiones a los argentinos. Eso y porque cada uno tira para su lado. En la narración del Emelec vs Atlético Nacional los narradores eran colombianos, y sus comentarios no pudieron ser más parcializados. Escuchar un Barcelona de Ecuador contra Liga de Quito, es completamente diferente si lo escuchamos en una radio guayaca o en una radio serrana. En todo lado se cuecen habas, porque todos tenemos un criterio y lo expresamos.
    Cada quien acepta lo que quiere aceptar, y cada quien escucha hasta donde quiere escuchar. Yo no se los nombres de los narradores de Fox, porque simplemente no me interesan y cuando veo un partido trato de enfocarme en el juego, el fútbol es lo principal mas no los comentarios. Si nos enfocamos en la pelota y no en el micrófono, no tenemos porque sufrir.
    Ahora, decir que el Boca-River no es el partido de fútbol que atrae más atención en Sudamérica no tiene perdón. Claro que los brasileños tienen buen fútbol, pero si la FIFA, los medios de comunicación a nivel continental y mundial lo consideran como el partido más importante, es por algo. Es como negar que un partido como el Barcelona – Real Madrid no es el partido que más interés despierta a nivel internacional actualmente y más aún si es en una eliminatoria directa, no solo por Messi y CR7 y compañía, sino por el morbo que acompaña que un clásico local deje a uno afuera de competición.
    Y eso nos lleva a los clásicos. Los clásicos por regla general se ganan apretados, con un gol, los equipos que jueguen un clásico más que querer ganarlo, no quieren perderlo. Una goleada en clásicos, sea a nivel que sea, obedece usualmente a una necesidad manifiesta de puntos, por lo que se dejan espacios atrás o un gol tempranero que desbarata el planteamiento, y los jugadores nerviosos y presionados, hacen más mal que bien al irse a buscar el empate de manera desesperada.
    Que los barras copien los escándalos y la forma de operar pues se entiende (más no se justifica) porque han derivado en un nicho de delincuentes en su mayoría, que copian lo que les conviene y es viajar, fumar y robar para asistir a los partidos y dedicarse a la vagancia. Y los escándalos y el amarillismo vende, por tanto la noticia de una barra argentina amenazando a los jugadores tendrá más cobertura que los jugadores argentinos yendo a un hospital con niños con cáncer.
    Al final, ¿de quien es la culpa de todo esto? Pues del periohincha de su equipo o de su país, del que exporta su forma de ser y del que recibe y acepta eso como forma de actuar, ambas con el objetivo del rating y el billete.
    Posiblemente sea mejor “mexicanizar” el fútbol, con la venta de equipos a corporaciones, y hacer del fútbol aún un mayor negocio del que ya es, así argentinizado como está, con shows de medio tiempo como tiene el fútbol americano, pero para no perder nuestra identidad, animado por Jaime Enrique Aymara.

  4. Muy bueno el articulo sr. Avila, lamnetablemente para nuestro pais hay pocos periodistas como usted Baldeon, Davila y Zevallos por solo nombrarlos que no se comen el cuento del discurso argentino, por otro lado me parece excelente que haya referenciado a un colega peruano en su articulo, ya que se tiene la visión que todo el continente les hace referencia Closs y Niembro y por lo visto los 2 ejemplos que cito no gozan de mucha penetración en el mercado Chileno.

    Lo que no estoy convencido es que para palpar futbol solo se deba ir a un barrio de Buenos Aires como dice @edd_stargazer, me parece una debilidad de identidad como ecuatorianos, yo también admiro otra culturas por la musica como es la inglesa pero no puedo ir profesando cosas que no se adaptan a la realidad que vivo o porque me gusta el rap hardcore de nueva york de los 90s donde a las claras en sus letras se manifestaban ideologias gangsters voy hacer eso mismo en Ecuador.

    El anti brasileñismo que profesan con esa cancion que tuvo auge en el mundial q hasta la cantaron en fox Brasil decime que se siente, fue la prueba aberrante del periodismo parcializado, pero esa cancio refeleja la mediocridad de los ultimos años del futbol argentino donde hacen referencia a ala eliminacion de Brasil en el mundial a 90 a manos de Argentina, porque de ahi en mas Brasil de los 90s hasta el 2010 ha ganado todo a nivel de clubes selecciones como siempre dando catedra.

    Con respecto a las barras no me parece que una barra profese amor viviendo del club, la esencia de un hincha es apoyar, pero para ese apoyo real se refleja haciéndose socio del club lo cual termina con ese discurso demagogico de dar la vida por los colores.

  5. Estimado Esteban: la memoria es frágil y por supuesto FOX envenena con sus comentarios, y si falta un argentino no sirve el partido y para que verlo!!!. El partido que mencionas en cuestión tiene su atractivo, pero en Brasil si existen verdaderos clásicos de futbol y no de golpes y ni barras bravas. Esperemos llegar algún a tener identidad en las barras y si estamos sentados entre hinchas rivales poder hacer bromas y reírnos. Después del partido la vida sigue.
    @hedevil10

    Saludos,
    Hernán Estrella

  6. El tipo que le dice al pan “medialunas” como en Argentina se queja de la argentinización. Me quiero iiir

  7. En Argentina somos muchos los que no soportamos a Niembro ni a la dirigencia del fútbol actual y estoy de acuerdo en gran parte con lo que decís.Por otro lado no me agrada el término Argentinización me parece que le resta seriedad a todo lo que brillantemente expones. Muchas Gracias por tu aporte! Saludos Desde Argentina!

  8. Esta historia de la argentinización es vieja: comienza en los 90’s incluso antes del auge de la televisión por cable, cuando los programas deportivos rellenaban gran parte del espacio con notas de TyC (las que de cuando en cuando se pixelaban en cuadrados por la diferencia de formatos). Y también cuando un canal de televisión comenzó a retransmitir el fútbol argentino. Pero claro, la explosión se dio con la TV por cable, primero PSN y luego Fox que heredó sus escombros. Hasta llegar al punto que para saber como le fue a Enner o Antonio en la Premier te tienes que bancar (ups, argentinización inconsciente) o aguantar casi una hora de ver resultados, entrevistas y novedades de los xeneizes, los de la banda roja, el taladro, los pinchas y etc. ESPN trata de hacerle competencia con su colombianización más regionalizada, pero todavía no despega. Lo curioso es que esta argentinización ha ido de la mano con una devaluación futbolística de los clubes argentinos: mientras en brasil en los días buenos de Lula y Dilma se traía de vuelta a Ronaldo (el original), Ronaldinho, Zé Roberto, Elano, Emerson y otros mundialistas, la historia en Argentina no cambia: se quedan los juveniles, los que no fueron lo bastante buenos para ganarse una transferencia aunque sea a los Xolos de Tijuana y los caballos viejos a punto del retiro (como Trezeguet). Sin embargo seguimos glorificando a River y Boca.

    Hay que darles sus méritos a los argentinos: esa mezcla de calidad, pasión, espíritu de lucha y un mercado futbolístico organizado desde tiempos de nuestros abuelos que llevó a una omnipresencia de sus jugadores en casi cada cancha del continente, lleva inevitablemente a que los veamos como el gran referente del fútbol. Y con Fox atrás aun más. Lo irónico es que por mirar a Argentina ignoramos a México, al cual le debemos mucho más futbolísticamente en los últimos años, por acoger al chucho, enner, Joffre, Arroyo, Narciso, la Yoya, Walter Ayovi y todos los que se me olvidan, más lo que tiempo atrás hicieron por Aguinaga, Ivan Hurtado y el Tin.

    Sobre las barras bravas, es chevere imitar pero no va con nuestra idiosincracia de “el auquitas”, “la liguita” o “mi bombillo del alma”. La barra del Olmedo, esa era identidad propia

  9. Criticas a los argentinos y acabas de decir en tu Twitter que no eres “vende humo”, jajaja lo de vende humo es bien argentino. Caes vos solo.

  10. Solo con recordar al equipo “Argentina” luego Dep. Quito, y el equipo Independiente Jose Teran en honor al Independiente de Avellaneda te doy dos casos….sin hablar de barras bravas, peor comentaristas…..saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s