Archivo de la etiqueta: Análisis

La argentinización del fútbol ecuatoriano o cómo estar en el sistema

¿Por qué tiene éxito el discurso de Fox? Se aprovecha de la falta de memoria o, en el mejor de los casos, de la vagancia de todos los sectores del fútbol ecuatoriano por tener una identidad fuera de la cancha

¿Este escándalo es digno de ser llamado "El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid).

¿Este escándalo es digno de ser llamado “El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid)

Dentro de la cancha, estoy convencido que el fútbol ecuatoriano goza de una identidad. Basta con preguntar afuera, a aquellos que no tienen interés determinado. Ellos sabrán decir que, efectivamente, nuestros equipos más representativos y la Selección se caracterizan por un despliegue físico respetable, la velocidad de sus elementos por las bandas y el uso, habitualmente, eficiente que se hace del valor agregado que significa jugar en la altitud de Quito.

Eso es en la cancha. Afuera, decididamente, no ostentamos ningún rasgo que nos distinga. 

Y, a falta de disfrutar de una identidad institucional, periodística, social, nos hemos visto forzados a adaptar otras, totalmente ajenas a nuestra idiosincrasia. ¿Por qué ha sucedido esto? Nada menos que por el poder y penetración de los medios “transnacionales”.

No hay otra opción para ver la  Libertadores y la Sudamericana que Fox Sports. Hace un par de años, también era la única opción para seguir la Champions League. Fox es producida por Torneos y Competencias (TyC), una empresa que hace 30 años y más empezó como una modesta realizadora de TV y que, con el paso del tiempo, se convirtió en uno de los amos del fútbol sudamericano. A toda escala.

TyC es argentina. Eso no se pudo obviar nunca. Por eso, han hecho lo obvio: imprimir el sello característico del fútbol y el periodismo de este país como una suerte de fórmula que se divulga 24 horas al día, “de Canadá a Tierra del Fuego” como ellos ostentan

Lo que hasta finales de la década de 1990 hizo la revista El Gráfico (con menos espectacularidad, por su condición de medio escrito) ahora lo hace Fox, aprovechando su alcance. Su línea editorial es clara: la sublimación del fútbol argentino como el santo grial de América. Los jugadores de ese país, los técnicos,  son los mejores. El resto de países, o está en capacidad de contar con su sapiencia y capacidad, o aténgase a las consecuencias de fracasar y perder.

Caso aparte es la actitud editorial frente al gran rival de Argentina en el continente. En el 2013, el discurso en la final de la Libertadores fue abyecto, inmoral y vergonzoso. No jugaban argentinos, estaban Olimpia (Paraguay) y Atlético Mineiro (Brasil) y el embanderamiento a favor de los guaraníes cayó en las prácticas más cuestionables de la actividad. No ahondo en detalles, ustedes mismos vean y recuerden.

Y buena parte del posicionamiento de Fox y de su discurso argentinizante ha tenido que ver con menospreciar al fútbol brasileño. Para darnos cuenta de esta actitud, solamente caigamos en cuenta cuál fue el discurso cuando el azar obligó a que River y Boca. “El Clásico Sudamericano”.

Para decir que River – Boca (partido importante y llamativo, si los hay) es el Clásico de Sudamérica, tienes que pasarte por el fundillo la enorme historia del fútbol brasileño. Abjurar de Sao Paulo, Corinthians, Flamengo, Vasco, clubes tan o más grandes que sus pares argentinos, pasar por alto su gigante aporte a la actividad a escala mundial. Eso hace, sistemáticamente, Fox.

Y la lección no pudo ser más oportuna. El que fue vendido como “El Partido del Siglo”, “La Madre de todas las Batallas” y demás obscenidades terminó siendo, en su primer chico, un partido inmamable, horrendo y que se definió por un penal.

Ese sería solamente el punto de partida. Y lo que sucedió el jueves pasado, en el partido de vuelta, nos terminó por mostrar la cara más impresentable del fútbol argentino. Todas sus miserias, truculencias y ripios quedaron expuestas con el escándalo de La Bombonera. Fox se vio en medio de una situación embarazosa: su producto bandera, el “clásico de Sudamérica”, se desarrolló como un espectáculo cavernario y delictual.

¿Qué hacer? Defenderlo. El discurso fue claro desde el comienzo: no nombrar nunca a la dirigencia del equipo local, evitar las menciones a la Confederación Sudamericana de Fútbol y buscar, hasta el final, la aséptica solución de que el resto del partido se siga jugando uno, dos días después. Como si nada hubiera pasado.

Detrás de esto, existe, al menos en Ecuador, una gran audiencia que cree y asimila este modelo. Están futbolistas (varios copian hasta la forma de vestir de sus pares gauchos), hinchas (que creen que escándalos como el del jueves son un ejemplo digno de copiar) y periodistas (que asimilan frases, dichos y mueren por fotografiarse con Niembro, Closs y demás).

Así, la argentinización del fútbol ecuatoriano va a todo vapor. Estar dentro de ella es ser parte del sistema. Se ostenta haber pasado por la escuela de Niembro y Araujo (centro educativo que, por otra parte, cerró en medio de cuestionamientos a su calidad académica) como si eso significara un valor agregado equiparable a otros más importantes, como el crecimiento profesional en base a méritos y cultura. Ser parte de este sistema implica copiar formatos, puestas en escena. Es decir, alienar con versiones criollas (muchas de ellas no muy bien logradas) de lo que Fox hace a su escala.

Lo de las barras es un tema más profundo y grave. A su alcance está la estética, el despliegue de sus pares argentinos. Los ven, semana a semana, y los imitan. No podría hablar de que copian lo bueno porque, simplemente, las barras bravas no tienen nada de positivo. Son grupos delictuales, que viven en absoluta complicidad con poderes de todo tipo. Sin embargo, acá son epítome de “pasión, aguante”. Y por eso tienen llegada.

¿Qué hacer? Ser más genuinos. Creo que detrás nuestro (hinchas, periodistas, dirigentes) existe una cultura futbolística propia, con la que nacimos y nos desenvolvemos. Debemos asumirla con decoro y proyectarla. Está el caso de Chile, donde el discurso de Niembro y compañía cayó en un pozo insalvable de rechazo y la cadena no tuvo otra opción que vincular periodistas locales. Eso, siendo objetivos, no podría pasar acá, pues no somos un mercado del tamaño del araucano. Pero, de alguna forma, habrá que empezar a tomar con pinzas y desinfectante todo lo que viene de este vehículo alienante, que ha colonizado el fútbol ecuatoriano.

Anuncios

El falso mito del ‘éxito’ de Chiriboga en la FEF

Chiriboga no ha logrado ningún título oficial con Ecuador. Cuando presume de sus logros, se puede entender lo contrario (Foto El Comercio)

Chiriboga no ha logrado ningún título oficial con Ecuador. Cuando presume de sus logros, se puede entender lo contrario (Foto El Comercio)

El bombardeo publicitario ha sido constante. La Federación Ecuatoriana de Fútbol, cada vez que tuvo la oportunidad, no ha escatimado adjetivaciones para definir a la administración de Luis Chiriboga como una suerte de conducción papal infalible, fuente inagotable de triunfos y lauros.

Lo cierto es que como dice estas notas que publiqué en UN,  las vitrinas de la FEF siguen tan vacías como antes. No hay un solo logro consagratorio que atribuirle a la conducción dirigencial, en el supuesto caso que ella sea la responsable de hacer goles, evitarlos, plantear el equipo y demás actos que corren por cuenta de jugadores y técnicos, actores verdaderos del espectáculo.

Uno lo lee a este señor y creerá que Chiriboga ganó más que Vittorio Pozzo y Zagalo juntos.

Uno lo lee a este señor y creerá que Chiriboga ganó más que Vittorio Pozzo y Zagalo juntos.

Nada más gráfico que los números para valorar una gestión. Y recurrí al recuento de TODAS las competencias OFICIALES que enfrentó la administración Chiriboga, desde 1999.

Para mi análisis he tomado datos estadísticos de los siguientes torneos

Sudamericanos Sub 15: (2005, 2007, 2009, 2011, 2013)

Sudamericanos Sub 17: (1999, 2001, 2003, 2005, 2007, 2009, 2011, 2013)

Sudamericanos Sub 20: (1999, 2001, 2003, 2005, 2007, 2009, 2011, 2013)

Mundial Sub 17: (2011)

Mundiales Sub 20: (2001, 2011)

Copa América: (1999, 2001, 2004, 2007, 2011)

Eliminatorias al Mundial: (2002, 2006, 2010, 2014)

Mundiales: (2002, 2006, 2014)

Preolímpicos: (2000)

De acuerdo a este recuento, bajo la actual regencia federativa, las selecciones oficiales de Ecuador han jugado 234 partidos.

Detallo por competencia

Sub 15

Sub15

El saldo de efectividad en esta categoría es de 39%.
De repente, esta ha sido la divisional que menos notoriedad ha tenido, pese a que por ahí pasaron técnicos como Xavier Rodríguez y el mismo Sixto Vizuete.

Sub 17

Sub17
La única clasificación mundialista en esta categoría se logró en casa (2011), aparte de casos tan infames como el de los ‘Muertos Vivos’.  El rendimiento llega a 37,5%

Sub 20

sub20
Acá, fuera de lo futbolístico, se registraron hechos penosos, como las agresiones a dirigentes y el técnico Hugo Gallego. Dentro de este marco, el rendimiento es del 28,8%.

Mundiales Sub 17 y Sub 20

Sub2017
A los dos mundiales Sub 20, Ecuador accedió porque el torneo clasificatorio permitió un cupo más para los equipos de la Conmebol. Hay un único Sub 17, al que se llegó jugando de local la eliminatoria. Rendimientos del 50% en Sub 17 y 33% en Sub 20.

Copa América

America
La gran deuda histórica. Cuando la FEF habla de su “calidad” y “competencia” en el fútbol, parece que obviara el desastroso trabajo de las selecciones en el más importante torneo de selecciones en el continente. Los números son dramáticos, al igual que los datos puntuales: hace 13 años Ecuador ganó su último partido en Copa América (en Barranquilla, 4-0, sobre Venezuela). Hay un empate (0-0, con Paraguay, en Argentina 2011) y 13 derrotas. ¿Esta marca hace “quedar supremamente bien” al fútbol ecuatoriano? El rendimiento es un insuficiente 8,8%, como para perder el año.

Eliminatorias

Elim
La competencia que le salva los muebles a la FEF, por una razón sencilla: la mitad de los partidos se juegan en la altura de Quito, un medio al que la Selección le sabe sacar provecho. Y eso, precisamente, queda explicado en los números, porque Ecuador tiene un 50,95% de rendimiento en premundial, la tasa más alta en todas sus competencias.

Mundiales

MUNDIALES
En la máxima competencia se ha hecho lo que buenamente se puede, no hay hazañas. Los octavos de final son el techo máximo al que se pudo aspirar, en un momento. Rendimiento del 43,3%

Preolímpicos

Otra tara histórica del fútbol ecuatoriano. Junto a Bolivia, la Tri es la otra Selección de América que nunca pudo clasificar al más antiguo torneo intercontinental de fútbol. No tomo en cuenta para esta estadística este torneo, pero igual consigno lo imposible que fue clasificar a cuatro olimpiadas.

El gran total

TOTAL
El gran porcentaje de rendimiento de la Selección entre 1999 y 2014 es…

PerTreinta y ocho por ciento. Prácticamente un punto de cada tres en disputa ¿Es una efectividad para proclamarla a los cuatro vientos?

¿Es un índice del cual sentirse orgullosos?

No. Es la demostración de “triunfos” o “logros” que solo existen en la mente megalomaniaca de la dirigencia.

¡Cuánto bien nos vendría un baño de verdad!

 

 

Brasil 2014 y las claves del octavo día

colivor
Colombia x Costa de Marfil

  1. Colombia hizo lo que yo pensé le iba a costar: superó la ausencia permanente de un jugador fundacional para su equipo. Esto es algo que los equipos latinos no lo suelen asimilar.
  2. Pero, ¿cómo no ser rebelde ante la adversidad de la ausencia del compañero? Y la mejor forma de hacerlo es en la cancha, con argumentos y libreto. Y eso ha hecho Colombia en estos dos partidos.
  3. Me preocupa la defensa, eso sí. Mario Alberto Yépes no tiene las revoluciones para contener a los más rápidos. Sufrió horrores ante los africanos, con las justas paró su bloque. Ojo para los octavos de final.
  4. Costa de Marfil demostró que es el mejor equipo africano, pero hay errores mínimos que siguen cometiendo sus jugadores y que, en estas instancias, cuestan. Sobre todo, en el campo defensivo.
  5. Con James Rodríguez, los colombianos tienen fútbol de sobra, como para cerrar el grupo con puntaje perfecto. ¿Se anima Pékerman a poner a Mondragón en el partido ante Japón y así lo lanza al récord?

Inglaterra x Uruguay

  1. La garra, actitud, voluntad, ñeque, como quieras llamarlo, no es nada si no existe una mínima calidad que te respalde. No es mejor el que más corre o el que más se lanza a los pies del rival. Es mejor el que ejecuta con inteligencia, mira la cancha con amplitud, socorre al compañero en desventaja.
  2. Dicho esto, paso a presentar mi admiración por Luis Suárez, uno de los tres mejores futbolistas del mundo actual. Su calidad está apuntalada en una entrega ilimitada, la que quedó en evidencia no ahora, sino cuando hace un mes empezó a rehabilitarse de la lesión que lo tuvo en silla de ruedas. Ese ñeque, el de ser profesionales verdaderos, es el que más se valora.
  3. Si está Suárez, también está Cavani. Sin la nombradía de su compañero, el jugador del PSG es el complemento ideal, el que da pie a la embestida, el proveedor.
  4. Pero… la defensa sigue recurriendo a la marca demasiado férrea, al recurso poco elegante para salir al frente. En ese aspecto, Uruguay no evolucionó. En el Mundial pasado, cuando Lugano moderó las patadas, todo les salió bien. Ahora, olvidaron el libreto.
  5. Me resisto a creer que Inglaterra sea tan inoperante. Algo debe pasar. Es el colmo que, en dos partidos, su ofensiva esté al nivel de los equipos de tercer orden. ¿No hay algo más?

Japón – Grecia

  1. Grecia es un equipo paupérrimo, su sola mención me irrita. No hace bien ni lo que alguna vez le resultó. Están donde se merecen.
  2. En cambio, me sorprende Japón, pero para mal. Les daba como candidatos al inicio del Mundial porque, necio yo, creí que habían asimilado años y años de crecimiento. No ha sido así.
  3. A estos dos equipos les espera, como merecido castigo, una eliminación sin atenuantes. No tienen nada que ofrecer y dudo mucho que se hayan guardado para el último partido.
  4. Ni siquiera las individualidades japonesas brillan. Inamoto, Nagatomo, Honda, no trascienden. Ni un solo acto de inconformismo, son parte de la misma masa.
  5. Este grupo se ha definido. Japón no le podrá ganar a Colombia y Costa de Marfil dará cuenta sencilla de los griegos.

¿Ecuador le puede ganar a Honduras?

honecu
La respuesta es afirmativa. Ecuador le puede ganar a Honduras. ¿Qué de nuevo habría? ¿Qué hazaña sería? Un cálculo previo al Mundial nos entregaba el dato de que ambas selecciones estaban parejas en este grupo, relegadas por el favoritismo de franceses y suizos.

Honduras viene precedida de un logro internacional que Ecuador hasta ahora no ha conseguido y que ha sido omitido. En los últimos Juegos Olímpicos de Londres 2012, el equipo que dirige Luis Fernando Suárez llegó a los cuartos de final, donde Brasil tuvo que pasar penurias para poderlos derrotar. De ese equipo que tan buen papel hizo, hoy quedan Maynor Figueroa, Andy Najar, Jerry Bengston, Luis Garrido, Roguer Espinoza.

Mientras Ecuador no ha podido llegar jamás a unos juegos Olímpicos (y, al paso que va, seguro que no llegará en un buen tiempo), Honduras ya se dio el lujo de ponerse a la altura de los más duchos. Y ni siquiera contemos la historia mundialista, donde los centroamericanos aparecieron 20 años antes que nosotros, aunque sin tanta suerte (no han ganado hasta ahora en tres ediciones).

Pero, por el otro lado, está una calidad individual al menos similar en el cuadro ecuatoriano. Los hondureños no tienen un jugador como Valencia, por más que Costly y Figueroa hayan llegado a instancias altas de la competencia europea. En el campo físico, hay una similitud de biotipo, mientras que en lo técnico, tras lo visto en el estreno del Mundial, Ecuador cuenta con algún recurso más, nada que haga la diferencia frente a su rival.

Concluyendo, en medio de tanta paridad, es factible que cualquiera saque la cabeza. Incluso, desde lo táctico se avecina un encuentro de ideas calcadas, en vista del vasto conocimiento que ambos técnicos tienen de su rival. Todo será posible. Pero, más allá de esta eventual victoria, habrá que pensar que de poco servirá si no hay un triunfo sobre Francia, el 25, en Río. Y ese es otro cuento…

Una victoria ante los centroamericanos alargaría la agonía de esperar un milagro para clasificar. La sola posibilidad de empatar ante Francia ya exigirá un rendimiento superior al mostrado hasta hoy. ¿Será posible evolucionar tanto en tan poco tiempo?

Brasil 2014 y las claves del séptimo día

maraca

Australia x Holanda

  1. Fue más apretado de lo que se creía. Por un lado, las ambiciones holandesas bien definidas y planteadas desde el minuto inicial. Por el otro, un equipo que se nota en proceso de formación (7 de los 11 de hoy jugaron frente a Ecuador, en marzo).
  2. La capacidad de respuesta de los holandeses, su rebeldía automática, debe ser reconocida como una de las características históricas del fútbol de este país. Eso se puso a prueba en el partido, con resultados satisfactorios para la Naranja Mecánica.
  3. Los australianos apuestan a un fútbol físico y a la individualidad de Cahill. Es seguro que este será su último Mundial. ¿Hay alguien de su calibre para reemplazarlo?
  4. Robben se está erigiendo, a la espera de qué más puedan hacer Messi, Muller, Ochoa, en la figura de este Mundial. El tipo está en todas, no renuncia a la lucha, ordena, busca el gol. Solamente le falta tapar.
  5. La clasificación holandesa es el premio al equipo que mejor supo aprovechar los defectos de su rival, puntal básico de cualquier victoria bien engendrada.

Chile x España

  1. Es una sorpresa. Un resultado poco esperable, al tenor de los antecedentes de ambos equipos. Era arriesgado apostarle a Chile, antes del partido.
  2. Pero esta derrota termina por comprobar que este Mundial marcó el final de una etapa del fútbol español que empezó en el 2008, que se mantuvo a base de títulos y un juego que satisfizo al Mundo. Nada de eso hay ahora.
  3. Los antecedentes de esta caída estaban dados en la Copa Confederaciones y en algunos episodios de la eliminatoria (ese empate con la inexpresiva Finlandia de local, por ejemplo). Algún día tenía que pasar. Y ya pasó.
  4. España se anquilosó, no sacó jugadores nuevos, nadie evolucionó y, para colmo de males, sus únicas proyecciones serias (Costa y Alcántara) se lesionaron. Todo confluyó para este final.
  5. Chile es la muestra más elocuente de que la motivación, la actitud, son poco si no están mezcladas con enormes dosis de talento. Un equipo motivado, pero torpe y sin brillo, acaba cayendo. Si a Vidal, Aranguiz, Medel les funciona la actitud es porque también cuentan con capacidad futbolística.

Croacia x Camerún

  1. A estas alturas, ya es oficial la caída espantosa que ha tenido el fútbol africano. Entre Costa de Marfil, algo que intenta Ghana y el resto hay un abismo casi insubsanable. Sudáfrica, otrora protagonista, ni siquiera clasificó. Nigeria es un equipo insípido, en comparación a los que supieron tener en los años 90 y el fútbol del Magreb es inexistente. ¿No que íbamos a tener “un campeón mundial africano” al inicio de este siglo?
  2. Esta Croacia recupera el espíritu eslavo, aquel que volvió a Yugoslavia un rival respetabilísimo en los años 80 del siglo pasado. Aparte de calidad individual, hay un mecanismo colectivo válido, útil.
  3. Este resultado dejó como consecuencia que el lunes 23 viviremos una mini final entre México y los croatas. Un partido electrizante, parejísimo entre dos equipos que vinieron a hacer su lucha en este Mundial.
  4. ¿Se puede pronosticar algo? Creo que la calidad individual de los croatas es superior. Hay más cracks que en México, pero de todas maneras será parejo y vibrante.
  5. En otros mundiales, Sudáfrica 2010 por ejemplo, hubo que esperar a cuartos de final para, recién, ver algo parecido a lo que hoy hemos visto en cuanto a emociones. El fútbol se ha recuperado, agradezcamos esto.

Brasil 2014 y las claves del sexto día

Mex

Argelia x Bélgica

  1. Otra vez, de entrada, me dio algo de recelo. Uno de mis favoritos se andaba cayendo por obra y gracia de la falta de cohesión. A ratos, Bélgica parecía un coro que tenía a Pavarotti, Pedro Vargas, Caruso y José José, pero que cada uno cantaba por su lado.
  2. Pese a que ganó, me quedé preocupado porque el ensamble belga llegó recién en los 20’ finales. No sé si por el gol o por la debilidad del rival.
  3. No logro entender por qué no entró Marouane Fellaini desde el comienzo. Con él, todo fue mejor.
  4. Bélgica ganó y se encamina a ser el mejor de este grupo. Si se logra ensamblar, estará peleando por llegar dentro de los 8 mejores, la verdadera élite del torneo.
  5. El fútbol magrebí está semicomatoso. Argelia fue poquísimo y nada. Marruecos y Egipto están muertos, Libia desaparecida del mapa.

Brasil x México

  1. Esperaba que México sea un hueso duro, pero al nivel de que no permita un resultado amplio. El equipo de Miguel Herrera fue más allá del deber e hizo un partido decoroso.
  2. Brasil perdió presencia en el ataque sin Hulk. Si bien es cierto este jugador es una versión algo más refinada de Felipe Caicedo, su sola aparición provoca sofocones en las defensas rivales. Sin él, México la tuvo más fácil.
  3. El equipo local está comido por los nervios. Honestamente, creo que esas lágrimas de Neymar antes del partido no son “sentimiento”, sino la liberación parcial de muchas presiones. Es que, al parecer, si Brasil queda afuera, se incendia todo. Y no veo un líder en el equipo como para capitalizar eso. No hay Cafú, Romario, alguien con personalidad fuerte.
  4. Lo de Guillermo Ochoa fue inconmensurable. 10 sobre 10, definitivo, decisivo, contagió a sus compañeros. Con un arquero así, todo equipo se edifica bien.
  5. Brasil, finalmente, clasificará. Camerún no podrá hacer mucho. Y México va a jugarse su suerte ante otro cuadro duro: Croacia. Al final, los aztecas se impondrán.

Corea del Sur x Rusia

  1. Iba ya por el bulgoggi, el bibimbap y el kimchi para celebrar la victoria coreana, pero finalmente Rusia lo empató. Justo resultado para un partido muy parejo.
  2. Temo que Corea, al contario de Japón, haya llegado a su techo. Desde hace cinco mundiales que vienen corriendo cada vez más, resistiendo, pero sin tanto fútbol como para tomarlos en serio.
  3. Rusia tiene un equipo avezado, con un técnico sabidísimo. Sin embargo, fue superado a ratos por un rival sin tanto brillo que digamos.
  4. Fue, después del Nigeria x Irán, el partido más aburrido de todos. La emoción que salvó todo fue el error del papayero arquero ruso, que algo de alegría le dio al cierre del partido.
  5. Corea y Rusia pelearán el segundo lugar de este grupo. Igual, a ninguno le veo arrestos como para superar a Bélgica.

Brasil 2014 y las claves del quinto día

Alemania x Portugal

ALEPOR

  1. Sucedió lo que temíamos: que Cristiano Ronaldo no gravite, debido a sus problemas físicos. Sin él, Portugal pasó desapercibido y anémico, sin nada para sorprender. Nani se conformó con ser un acompañante tibio. Y así de mal les fue.
  2. Alemania es, ha sido y será candidato. Es el equipo más regular de la historia de los Mundiales, el rival a temer. Y no sabe perdonar. Al finalizar el primer tiempo, ya había liquidado el partido.
  3. Thomas Muller va camino, junto a Benzema, Neymar o Messi, a pelear el trono de este Mundial. Lo que más me gustó es su posición al final del cotejo, un discurso donde invita a seguir luchando y a minimizar su actuación personal. Un crack.
  4. La diferencia en contra le va a complicar a Portugal. Deberá ganar en su próximo partido (frente a Estados Unidos) de manera convincente, algo que creo poco probable.
  5. Con Pepe ahora se comprobó que el Mundial no es para jugadores con exceso de revoluciones. Una expulsión te puede hacer perder el partido o hacer más dura tu derrota.

Nigeria x Irán

  1. En teoría, este iba a ser uno de los partidos menos interesantes de la primera etapa. Y no defraudó las expectativas previas. El peor partido de la Copa del Mundo, hasta ahora.
  2. Pese a que Nigeria es campeón africano vigente y todos sus jugadores titulares actúan en Europa, no mostró nada diferente. La verdad, el nivel de los equipos africanos ha sido, hasta ahora, pobre.
  3. Irán, sin individualidades destacadas o jugadores actuando en la alta competencia, demuestra cómo la sociedad termina por proyectarse en el fútbol. Un pueblo triste y oprimido como el iraní no puede tener mejor representante.
  4. Carlos Vera tuvo un desempeño correcto. ¿Cómo se va a hacer problema frente a dos equipos sin mayores argumentos? A la final, sacó su primera tarjeta al minuto 83.
  5. Al final, creo que hay envidia. Al menos, y pese a jugar tan feo, ambos equipos se fueron con un punto. Otros que lucharon “con actitud” se quedaron en cero.

EE. UU. x Ghana

  1. Parece que Estados Unidos va a cosechar los frutos de un proceso que se inició hace 25 años. Ese tiempo cuesta llegar a la élite, sin descuidar detalles y entendiendo que, en el trayecto, te puedes tropezar.
  2. Si hay una selección llamada a ser sorpresa en el Mundial esa es EE. UU. Su nivel, tanto en la eliminatoria como en la fase preparatoria, lo puso apenas debajo de los grandes y favoritos eternos.
  3. Los norteamericanos extrañaron a Donovan, porque les faltó algo más de calidad en ofensiva, fue un partido demasiado parejo, cuando EE. UU. lo pudo definir sin tanto apuro. ¿Pesará la ausencia de Altidore? (lesionado en este partido)
  4. Ghana es el mejor equipo africano. Tiene esa calidad desde que en el Mundial pasado llegó a cuartos de final. Hoy demostró algo de eso.
  5. Si CR7 sigue en la misma onda de hasta hoy, dudo mucho que Portugal pueda ganarle a EE. UU.