Archivo de la etiqueta: Argentina

La argentinización del fútbol ecuatoriano o cómo estar en el sistema

¿Por qué tiene éxito el discurso de Fox? Se aprovecha de la falta de memoria o, en el mejor de los casos, de la vagancia de todos los sectores del fútbol ecuatoriano por tener una identidad fuera de la cancha

¿Este escándalo es digno de ser llamado "El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid).

¿Este escándalo es digno de ser llamado “El Clásico de Sudamérica? (Foto: diario As de Madrid)

Dentro de la cancha, estoy convencido que el fútbol ecuatoriano goza de una identidad. Basta con preguntar afuera, a aquellos que no tienen interés determinado. Ellos sabrán decir que, efectivamente, nuestros equipos más representativos y la Selección se caracterizan por un despliegue físico respetable, la velocidad de sus elementos por las bandas y el uso, habitualmente, eficiente que se hace del valor agregado que significa jugar en la altitud de Quito.

Eso es en la cancha. Afuera, decididamente, no ostentamos ningún rasgo que nos distinga. 

Y, a falta de disfrutar de una identidad institucional, periodística, social, nos hemos visto forzados a adaptar otras, totalmente ajenas a nuestra idiosincrasia. ¿Por qué ha sucedido esto? Nada menos que por el poder y penetración de los medios “transnacionales”.

No hay otra opción para ver la  Libertadores y la Sudamericana que Fox Sports. Hace un par de años, también era la única opción para seguir la Champions League. Fox es producida por Torneos y Competencias (TyC), una empresa que hace 30 años y más empezó como una modesta realizadora de TV y que, con el paso del tiempo, se convirtió en uno de los amos del fútbol sudamericano. A toda escala.

TyC es argentina. Eso no se pudo obviar nunca. Por eso, han hecho lo obvio: imprimir el sello característico del fútbol y el periodismo de este país como una suerte de fórmula que se divulga 24 horas al día, “de Canadá a Tierra del Fuego” como ellos ostentan

Lo que hasta finales de la década de 1990 hizo la revista El Gráfico (con menos espectacularidad, por su condición de medio escrito) ahora lo hace Fox, aprovechando su alcance. Su línea editorial es clara: la sublimación del fútbol argentino como el santo grial de América. Los jugadores de ese país, los técnicos,  son los mejores. El resto de países, o está en capacidad de contar con su sapiencia y capacidad, o aténgase a las consecuencias de fracasar y perder.

Caso aparte es la actitud editorial frente al gran rival de Argentina en el continente. En el 2013, el discurso en la final de la Libertadores fue abyecto, inmoral y vergonzoso. No jugaban argentinos, estaban Olimpia (Paraguay) y Atlético Mineiro (Brasil) y el embanderamiento a favor de los guaraníes cayó en las prácticas más cuestionables de la actividad. No ahondo en detalles, ustedes mismos vean y recuerden.

Y buena parte del posicionamiento de Fox y de su discurso argentinizante ha tenido que ver con menospreciar al fútbol brasileño. Para darnos cuenta de esta actitud, solamente caigamos en cuenta cuál fue el discurso cuando el azar obligó a que River y Boca. “El Clásico Sudamericano”.

Para decir que River – Boca (partido importante y llamativo, si los hay) es el Clásico de Sudamérica, tienes que pasarte por el fundillo la enorme historia del fútbol brasileño. Abjurar de Sao Paulo, Corinthians, Flamengo, Vasco, clubes tan o más grandes que sus pares argentinos, pasar por alto su gigante aporte a la actividad a escala mundial. Eso hace, sistemáticamente, Fox.

Y la lección no pudo ser más oportuna. El que fue vendido como “El Partido del Siglo”, “La Madre de todas las Batallas” y demás obscenidades terminó siendo, en su primer chico, un partido inmamable, horrendo y que se definió por un penal.

Ese sería solamente el punto de partida. Y lo que sucedió el jueves pasado, en el partido de vuelta, nos terminó por mostrar la cara más impresentable del fútbol argentino. Todas sus miserias, truculencias y ripios quedaron expuestas con el escándalo de La Bombonera. Fox se vio en medio de una situación embarazosa: su producto bandera, el “clásico de Sudamérica”, se desarrolló como un espectáculo cavernario y delictual.

¿Qué hacer? Defenderlo. El discurso fue claro desde el comienzo: no nombrar nunca a la dirigencia del equipo local, evitar las menciones a la Confederación Sudamericana de Fútbol y buscar, hasta el final, la aséptica solución de que el resto del partido se siga jugando uno, dos días después. Como si nada hubiera pasado.

Detrás de esto, existe, al menos en Ecuador, una gran audiencia que cree y asimila este modelo. Están futbolistas (varios copian hasta la forma de vestir de sus pares gauchos), hinchas (que creen que escándalos como el del jueves son un ejemplo digno de copiar) y periodistas (que asimilan frases, dichos y mueren por fotografiarse con Niembro, Closs y demás).

Así, la argentinización del fútbol ecuatoriano va a todo vapor. Estar dentro de ella es ser parte del sistema. Se ostenta haber pasado por la escuela de Niembro y Araujo (centro educativo que, por otra parte, cerró en medio de cuestionamientos a su calidad académica) como si eso significara un valor agregado equiparable a otros más importantes, como el crecimiento profesional en base a méritos y cultura. Ser parte de este sistema implica copiar formatos, puestas en escena. Es decir, alienar con versiones criollas (muchas de ellas no muy bien logradas) de lo que Fox hace a su escala.

Lo de las barras es un tema más profundo y grave. A su alcance está la estética, el despliegue de sus pares argentinos. Los ven, semana a semana, y los imitan. No podría hablar de que copian lo bueno porque, simplemente, las barras bravas no tienen nada de positivo. Son grupos delictuales, que viven en absoluta complicidad con poderes de todo tipo. Sin embargo, acá son epítome de “pasión, aguante”. Y por eso tienen llegada.

¿Qué hacer? Ser más genuinos. Creo que detrás nuestro (hinchas, periodistas, dirigentes) existe una cultura futbolística propia, con la que nacimos y nos desenvolvemos. Debemos asumirla con decoro y proyectarla. Está el caso de Chile, donde el discurso de Niembro y compañía cayó en un pozo insalvable de rechazo y la cadena no tuvo otra opción que vincular periodistas locales. Eso, siendo objetivos, no podría pasar acá, pues no somos un mercado del tamaño del araucano. Pero, de alguna forma, habrá que empezar a tomar con pinzas y desinfectante todo lo que viene de este vehículo alienante, que ha colonizado el fútbol ecuatoriano.

Anuncios

Himnos Nacionales con motivos deportivos

El Himno Nacional. La patria hecha canción. Es costumbre, no solamente local, que las notas de este Símbolo Patrio sirvan para abrir y cerrar las transmisiones de TV. En Youtube hay varias muestras de estos vídeos. He seleccionado algunos que tienen, dentro de sus tomas, temática deportiva.

Empiezo por el de Angola. País africano de habla portuguesa. Primero, aparecen tomas de un partido de la Selección Nacional de Fútbol y sus hinchas. Luego, un equipo de básquet de impedidos, algo que no es casual. Las bombas antipersonales usadas en la guerra civil que azotó este país, dejó una importante cantidad de amputados.

Ahora es el turno de Taiwan, país cuya soberanía es discutida. Sin embargo, me parece que su Himno Nacional es uno de los más bonitos. Esta versión recurre a los deportes de aventura como el surf, el rafting, alas delta para mostrar ciertos paisajes de la isla.

Argentina. Uno de los mejor presentados. Esta versión tiene tomas de un gol del ‘Piojo’ López en la eliminatoria a Francia 98 , la Selección que jugó la final de Italia 90, Guillermo Vilas y Juan Manuel Fangio, aparte de otros personajes importantes de la vida nacional, como sus premios Nobel, Jorge Luis Borges, entre otros.

En el caso de Bielorusia, exrepública de la URSS, en este vídeo aparece una gimnasta, exponente de uno de los deportes más populares en esa región.

Singapur, ciudad-estado del sudeste asiático, tiene otro Himno Nacional muy simpático. En esta versión emitida por la TV local, hay escenas de la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que fueron ahí en el 2010,  un medallista olímpico (no ubico quién) el nadador Rainer Ng, un gol de su Selección de fútbol, el equipo formado cantando el Himno y la gente celebrando. 

Grecia es la cuna de los Juegos Olímpicos y, obviamente, refiere a este hecho buena parte de este Himno Nacional emitido en la TV pública de ese país. Se puede observar el recorrido de la tea olímpica, el encendido de la llama, entre otros.

En el mapa, ahí abajo de India (?) se encuentra Sri Lanka, isla donde el cricket es el deporte más popular. En este Himno aparece el equipo que ganó el Mundial de 1996 de esta disciplina levantando el trofeo.

Finalmente, en Perú, en esta versión de 1982, que es básicamente hecha con tomas aéreas de sus ciudades, aparece casi al final el estadio Nacional de Lima, escenario máximo de este país.

¿Cuál les gustó más? ¿Qué les parecería una versión del Himno Nacional en vídeo, para emitirla por TV, exaltando algunos de nuestros valores deportivos, en lugar de la muy aburrida que hay ahora?

 

Brasil 2014 y las claves del cuarto día

PER
Ecuador x Suiza

  1. Era el resultado más esperable. Suiza siempre fue favorito, por antecedentes, por historia, por calidad individual y colectiva. Si acá se vendió otra cosa, que se hagan cargo de esas mentiras los que creen que el periodista debe ser el Public Relations de la Selección. Suiza es uno de los equipos más duros de Europa, que se da el lujo de tener en la banca a un defensa experimentado como Phillipe Senderos, solamente por citar un ejemplo.
  2. Ecuador no empezó mal, pero su dominio inicial se debió, sobre todo, a la entrega, a la “garra”. Felipe Caicedo chocaba, pero no tenía opciones de gol. En el medio campo, Christian Noboa lanzó pelotas interesantes, casi se convirtió en media punta, pero no cumplió con su función. Y así todo se fue desvirtuando.
  3. El gol de Énner Valencia fue producto de una inspiración individual. No respondió a una concreta superioridad de Ecuador.
  4. Si durante la eliminatoria y la etapa preparatoria los errores defensivos fueron interminables e incorregibles, era difícil creer que todo se iba a solucionar por obra y gracia de la “garra” y la “motivación”. Las fallas de Domínguez, Guagua, Erazo… parten de un proceso de formación defectuoso y que, al parecer, poco importa.
  5. Antonio Valencia ha sufrido críticas exageradas. No fue un factor ofensivo porque, simplemente, se dedicó a subsanar los enormes huecos que la contención ecuatoriana dejaba. Por muy solidario, Valencia perdió su línea futbolística habitual.
  6. Fue duro verlo a Ecuador con la ventaja a favor y sin saber cómo mover el partido. Por eso es que Suiza empató enseguida, tras el descanso. Porque no existió decisión, porque todo fue a medias tintas entre mantener el empate o buscar la victoria. Y esa indecisión vino desde el director técnico.
  7. La jugada que genera el primer gol de los suizos es dramática. Erazo a dos metros del delantero, Gruezo persiguiendo a la nada y Domínguez atornillado a la línea de gol. Esta clase de equivocaciones van a seguir acompañando al equipo por los próximos años.
  8. Y la del segundo gol, ni se diga. Arroyo se queda esperando que piten un penal que no hubo. Cuando reaccionó, los suizos ya estaban en media cancha. Fue un contragolpe letal, de aquellos que hieren de muerte a defensas lentas como la de Ecuador.
  9. Hay un dato determinante. Ecuador es capaz de hacer goles solamente dentro del área rival. ¿Y si se cierran las compuertas, como pasó ayer? No hay nadie con verdadero poder en su remate de media y larga distancia.
  10. Felipe Caicedo no tiene el estado físico ideal para un desafío de alta competencia. Choca y eso llena la vista de la gente, pero no es un jugador a temer para los rivales.

Honduras x Francia

  1. Otro resultado predecible. No cabía otra opción que esperar la victoria de Francia frente a un equipo notoriamente inferior en todo sentido.
  2. Karim Benzema, sin estar dentro de los grandes candidatos al estrellato, asomó con un estilo excluyente, que habrá que esperar si sirve o no para opacar la ausencia de Franck Ribéry.
  3. Francia es fortaleza ofensiva, un medio campo exuberante (Paul Pogba) y una defensa firme, con Varane como elemento principal. En el arco, Lloris es garantía-
  4. Honduras mostró lo que se conoce: la fortaleza física de sus elementos, la velocidad y algo de fútbol, insuficiente para hacerle cosquillas a Francia.
  5. El grupo se definió ayer. Ecuador no tiene cómo inquietar a Francia. Suiza no tendrá problemas para resolver su situación ante Honduras.

Argentina x Bosnia

1. Era fácil esperar que Argentina salga a demoler a su rival. No fue así. Aparte de que Bosnia jamás resultó presa fácil, los argentinos tampoco se esmeraron en acelerar.

2. Que los argentinos se hayan encontrado con un gol de entrada, producto de la falla del rival, ayudó a bajar la espuma. Administraron la ventaja y fueron cicateros con el fútbol.

3. Argentina se mostró, a ratos, sin la presión de hacer algo mejor, sin ambiciones. Eso les baja prestigio. Sus nombres, sobre todo el de Messi, dan para esperar algo más.

4. Cuando la ventaja era demasiado insuficiente, Messi llegó e hizo algo de lo suyo. Bastó eso, solamente, para tener al mundo hablando de él.

5. Bosnia no fue un equipo sencillo, sobre todo porque buscó el empate, incluso con dos goles abajo. Será, seguramente, un rival superior a Nigeria e Irán.

30 años del Argentina 2 – Ecuador 2 en Buenos Aires

Felices por el empate. #Eraloquehabía

Felices por el empate. #Eraloquehabía

El lunes pasado se cumplieron 30 años del Argentina 2 – Ecuador 2 en Buenos Aires, el “partido de Ortubé” si hay que darle apellido a un resultado cuyos entretelones han sido magnificados, exagerados, alterados, pero que no deja de ser  historia. Acá, un pequeño recuerdo de este hecho.

Ecuador celebraba empates. Es dolorosamente cierto. A falta de medallas, trofeos, vueltas olímpicas y demás laureles, no había otra opción que elevar a la categoría de gestas simples y llanos empates, resultados no consagratorios.

Y el epítome de esta afirmación es el empate 2-2 que Ecuador arañó del estadio Monumental de River a su par de Argentina. Era un partido de trámite (Ecuador ya estaba fuera de la Copa América), pero la magnitud del rival y, sobre todo, la forma en que se escribió el resultado justifican cualquier exageración.

Sin entrar en mayores detalles, la conclusión es que el árbitro boliviano Óscar Ortubé hizo una interpretación literal del reglamento. Compensó todas y cada una de las quemas de tiempo que hizo Ecuador (que no fueron pocas) y, sobre todo, sintió el peso de haberle pitado un penal en contra al dueño de casa -¡y qué dueño de casa!- en el minuto final del partido.

Treinta años y una semana después, quedan algunos recuerdos, como este: la definición de Lupo Quiñónez para el primer gol:

¡Lupo, presidente!

¡Lupo, presidente!

Luego, el escándalo por el penal que Ortubé pita para Ecuador al final del partido:

¡Qué momento!  Le pitan un penal a Argentina, de local, en el minuto 90.

¡Qué momento! Le pitan un penal a Argentina, de local, en el minuto 90.

El magnífico cobro de Hans Maldonado, eficiente como siempre (no recuerdo que haya fallado nunca):

Palo zurdo de Fillol, bien cobrado. Gol de Hans Maldonado, el Alemán.

Palo zurdo de Fillol, bien cobrado. Gol de Hans Maldonado, el Alemán.

Y la portada del diario Clarín de Buenos Aires al día siguiente del partido:

Abajo, escueto y sin detalles el dato del partido.

Abajo, escueto y sin detalles el dato del partido.

Recordemos a los protagonistas de ese partido. Entre paréntesis, el club en el que jugaban en aquella época:

Israel Rodríguez (Emelec); Alfredo Encalada (D. Quito), Orly Klinger (Liga de Portoviejo, Bolívar Ruiz (LDU Quito), Tulio Quinteros (Barcelona) Wilson Armas (El Nacional), Hans Maldonado (El Nacional);  José Jacinto  Vega (El Nacional); Hamilton Cuvi (Nueve de Octubre);  Lupo Quiñónez (Manta) y Vinicio Ron (Universidad Católica). DT: Ernesto Guerra.

Nótese que hay hasta tres zagueros centrales, pero dos delanteros con vocación plenamente ofensiva.

Tres…cinco…ocho patadas

Javier Mascherano sale en el carrito ambulancia. Un hecho usual y repetido en cada partido. De repente, todo se vuelve anormal. Hay forcejeo, gritos y el partido Ecuador – Argentina pasa a segundo plano, porque se arma una pelotera alrededor del mencionado carrito, fuera de la cancha.

Quienes estaban en el Atahualpa y son gente de fútbol de verdad, saben que el carro lo maneja Juan Paredes, Juanito, el hijo de Don Paredes, el mítico cuidador del estadio de El Batán. Pero Juanito tiene historia propia, no es ningún improvisado: es el técnico campeón del fútbol colegial. Dirige al equipo del Instituto Nacional Mejía, el Patrón, tan popular como el Aucas.

Luego, la TV ampliaría. Mientras estaba acostado en la camilla, Masche la emprende a patadas con Paredes. Son exactamente tres. El escandalete insumió siete minutos, que enfriaron a Ecuador y que el árbitro descontó.

Ya Juan era personaje, tanto o más que cuando fue campeón colegial. Todos nos impusimos la meta de encontrarlo (algo no tan difícil, es ubicable) y, claro, hacer la nota.

En Últimas y El Comercio lo hicimos también. Y la consigna fue: no hacer lo mismo que el resto

¿Qué presentaron?

Veo las portadas de los rotativos populares Extra, Súper y Últimas. Todas resaltan a Juan Paredes.

Pero Extra y Súper venden la misma idea que, en resumen es contarnos lo que todos vimos el MARTES, casi 48 antes de que circulen estos periódicos.

Imagen

Lo llamativo es que ambos titulan igual. Sin embargo, para Extra fueron más patadas (8) que para Súper (5). Ninguno es fiel al video.


Se notan claramente TRES patadas. No hubo tiempo para cinco u ocho (Cortesía Fútbol para Todos)

En Últimas, con Mauricio Bayas, el reportero encargado, preferimos dar el giro por la reacción posterior que tuvo Mascherano sobre el tema y enfocarlo por lo que Paredes pensaba sobre las disculpas que el argentino pidió. Creo que fue una forma  distinta de salir de un tema que ya estaba quedándose colgado.

Imagen

Pero lo de El Universo no se justifica. Titula un JUEVES con las disculpas que Mascherano dio el MARTES. Nulo seguimiento a la pista, no aportaron nada bueno y vendieron como nueva una noticia rancia.

Imagen

¿Qué opinan ustedes?

PD: Esta es la primera nota de análisis periodístico. No crean que me dedicaré a lanzar flores a lo que hacemos en El Comercio y Últimas. También serán motivo de crítica cuando amerite. No tengo obligación de quedar bien con nadie.