Archivo de la etiqueta: Japón

Tokio: la vida corre de estación en estación

gGoxUD04

Señalética digital, estación Shibuya (Tokio)

Tokio se mueve sobre rieles. En una ciudad donde los taxis cobran pequeñas fortunas y los autobuses son infrecuentes, no queda otra alternativa que el tren normal y su variante subterránea para desplazarse.

Es posible llegar a todo punto de la capital japonesa gracias a su sistema ferroviario. Como ahí las calles no tienen nombres, la cercanía de determinada estación de tren o metro resulta vital para ubicarse, encontrarse y hallar orientación.
Hay estaciones de tren/metro gigantescas, como las de Shibuya, Shinjuku o Ikebukuro que son verdaderas ciudades subterráneas, en cuyos pasadizos se puede pasar un día entero sin terminar de ver todo lo que hay. Restaurantes, comercios, supermercados, enlaces a grandes tiendas, escaleras eléctricas, en fin, se multiplican.
El transporte por esta vía no es sencillo de comprender a la distancia. Pero, con algo de mundo a cuestas y si ya estás ahí, no vas a tener problemas. Para empezar, el metro de Tokio lo operan dos compañías: Tokio Metro, que tiene a su cargo 9 líneas, y Toei con 4. Es el mismo sistema subterráneo, pero operado por empresas distintas. Si no te quieres hacer lío, están a la venta tarjetas diarias de 1000 yenes (USD 8) que te permiten usar ilimitadamente los servicios de ambas compañías. Es lo más recomendable.
IMG_20160101_090431

Boleto válido por un día de viajes ilimitados en Tokio Metro y Toei Metro, cuesta USD 8.50.

Hoy, que tenemos Google Maps, que nos dice cómo llegar de un punto a otro a pie, carro, bus, tren, metro y demás, es papaya ubicarse y saber qué dirección tomar. Sin embargo, si no cuentas con esta facilidad vas a tener que utilizar la señalización propia del metro para desplazarte. Si prestas atención, sabes códigos mínimos como aquel que dice que cada estación se identifica por el nombre de su línea y un número (por ejemplo, la estación de metro Ginza será en la línea Hibiya la H-9, la que viene después en esta misma línea, la estación Tsukiji, será la H-10 y así…) pues no te harás problema.
IMG_20160102_090607

Entrada estación Ikebukuro, de la línea Maronouchi. Esta estación también sirve a las líneas Yurakucho y Fukutoshin.

Aparte, hay empleados muy serviciales que, ante cualquier muestra de desconcierto que vean, sabrán acudir con un sosiego y un mapa.  El sistema empieza a correr desde muy temprano (tipo 05:00) y el último metro sale, por lo general, antes de las 00:30.
-C4cdouR

Símbolo a la entrada de una estación de metro (Tsukiji, me parece) en Tokio.

0WWo5cs9

A la espera del metro, en la estación Shibuya. Nótese las barreras y las puertas, para evitar cualquier accidente.

3nHFn2aH

Interior del metro.

El tren es algo parecido. La principal línea urbana en Tokio es la línea Yamanote, que hace un recorrido circular. Todos los puntos importantes y turísticos de esta ciudad (salvo el barrio de Roppongi) se encuentran servidos por una estación de esta línea, acaso la más recurrida. La opera JR (Japan Railways), la empresa más importante del rubro.
Es que, tal como pasa con el metro, hay varias empresas en la operación de diferentes líneas. Todas privadas, que generalmente acuden al servicio de los amplios, amplísimos suburbios de la ciudad más grande del mundo. En cuanto a mi experiencia, en esta ocasión me tocó usar la línea Ikebukuro de la empresa Seibu.
Toda estación tiene un andén diferente para cada empresa, así como también diferentes torniquetes y controles de acceso. Debes tener sentido de orientación bien afilado, prestar atención a las señales porque puedes darte con la mala noticia de que en lugar de tomar un tren que debía parar en la estación que necesitabas, agarraste un expreso que no para hasta el final, a cientos de kilómetros de donde estabas.
b7yrIUML

Señalética de las líneas de JR. En rojo, la estación donde te encuentras. El número que acompaña cada estación es el precio en Yenes que te cuesta llegar hasta allá.

El precio, tanto del metro como del tren, depende de la distancia que recorras, a menos que compres una tarjeta que te sirva para viajes ilimitados por uno, dos, tres días, que no están disponibles en todas las líneas (sí para las más importantes).
h0VeFqF6

Interior ala norte de la estación Tokio. Es una de las pocas edificaciones antiguas de la ciudad.

Hay máquinas con pantallas táctiles que indican las estaciones, eliges la que necesitas y depositas el dinero. A la salida, debes validar el boleto, lo depositas y se te abre el torniquete. El viaje entre la estación Ikebukuro y la estación Ekoda de la línea Ikebukuro Seibu costaba 180 yenes, USD 1,50. Era un trayecto que pasaba por dos paradas, cosa de 10 minutos de trayecto.
Sin excepción, los trenes son impecables, limpísimos. Una norma de la etiqueta japonesa considera de mala educación hablar por teléfono dentro de los vagones y, si quieres un silencio sepulcral, hay vagones dedicados a ello. La gente prefiere leer o concentrarse en sus teléfonos o tablets durante el viaje. Claro, otro “entretenimiento” es dormir. Nadie come, nadie bebe.
IMG_20160101_001101

Interior del tren de la línea Seibu Ikebukuro, a una hora impublicable (pasada la medianoche).

Va a sorprenderte, si lo llegas a ver, el trato que existe entre los empleados de las empresas ferroviarias. Existen auténticas jerarquías y no era inusual ver a los miembros más jóvenes cuadrarse frente a los más antiguos cual soldados. Todos, claro, uniformados de manera impecable.
kae8uURW

Fachada de la estación Tokio. De adentro salen los trenes bala a los puntos más alejados del país.

Y el Shinkansen, el tren bala de larga distancia, debe ser un espectáculo. No lo ocupé, pero si utilicé uno de mediana distancia, de la línea Keisei, entre el aeropuerto de Narita y la estación Nippori, y viceversa. Fueron 60 kilómetros en 35 minutos.
IMG_20160102_155318

Tren rápido Nippori – aeropuerto de Narita.

Anuncios

Los precios del trago en Tokio

Tokio, no cabe duda, trae a la cabeza la idea de una ciudad ultracara. De hecho, esto no es un mero prejuicio. Es una realidad, pero que depende del rubro. Ya he analizado el tema en una ocasión pasada, podría hacerlo en una próxima con más detalles.

Sin embargo, hay cosas que resultan muchísimo más baratas que en el Ecuador. El licor es una de ellas. Para que tengan una referencia, acompaño unas fotos que se explican solas. Fueron tomadas en distintos locales de la cadena de tiendas Don Quijote, donde venden desde aguja e hilo hasta juguetes sexuales. No es broma.

El cambio vigente en la época que estuve era de 120 yenes por 1 USD. No voy a poner el precio en Quito de las mercancías citadas, para evitarme el fastidio de leer sus comentarios del tipo “uuuuuy, mi casera de Santa Clara me da a la mitad”. Bien por ustedes si es así, pero honestamente no me importa.

Que hablen las imágenes.

R_TTKjOJ

Chivas 12 años, a USD 23,58

OP4N5-P7

Moet Chandon (era australiano, no lo había visto nunca) a USD 33.16

f5bS8Gbw

Dom Perignon Brut, dependiendo la caja cuesta USD 132,50 o USD 140,83.

lnZzI4rN

Johnnie negro (700, no de litro) a USD 16,62.

doPude7g

Cognac Hennessy (en Asia lo toman mucho, es el principal mercado de exportación de la marca) a USD 23,16.

IGI_-Hff

Jack Daniels, a USD  13,08

biFNct94

Johnnie rojo a USD 10.73 y Chivas 12 años a USD 16,31.

XAsHc0Zg

Johnnie azul, a USD 107.

A4WgwJw5

El ya citado Johnnie negro, el Double Black (USD 22,58) y el Gold (USD 36,33).

 

 

Máquinas dispensadoras para todos

No están solamente en Japón, sino en el resto del Asia. ¿Por qué existen las máquinas dispensadoras? En este continente, el espacio es prioridad. ¿Para qué tener una tienda completa de bebidas, si las pueden vender en una máquina y así evitar el gasto en sueldos, arriendos y más que podrían ser invertidos en un negocio más lucrativo? Practicidad, sobre todo. 

Las máquinas dispensadoras Omnipresentes, casi todopoderosas. Dicen que las puedes encontrar hasta en el fondo del mar o en la cima del monte Fuji.. Son capaces los japoneses, no lo dudo. El hecho es que en Tokyo están en todos lados y, básicamente, venden bebidas. De todo tipo. El código es claro: si tienen el precio marcado con una cartulina roja, son calientes; si es azul, son frías.

También pude observar, aparte de las que venden bebidas, máquinas expendedoras de sopa, helados, libros, accesorios para el celular, tarjetas prepagadas para consumir. Dicen que hay algunas que venden ropa interior femenina usada. En honor a la verdad, no me constó. En cuanto a los refrescos,
casi todos tienen el mismo valor: 120 yenes (USD 1).

Acá, te invito a conocer algunas:

Helados (en el Nihon Budokan)

Helados (en el Nihon Budokan)

Barras de cereal. Me parece que en mi hotel (el Toyoko Ikebukuro Inn)

Barras de cereal. Me parece que en mi hotel (el Toyoko Ikebukuro Inn)

Bebidas calientes y frías. La típica y más usual de todas.

Bebidas calientes y frías. La típica y más usual de todas.

Producto típico de la máquina de bebidas: te caliente con miel y limón. Para el invierno.

Producto típico de la máquina de bebidas: te caliente con miel y limón. Para el invierno.

Sopa caliente de, me parece, choclo.

Sopa caliente de, me parece, choclo.

La máquina de bebidas, en su plenitud.

La máquina de bebidas, en su plenitud.

Productos capilares (metro de Yokohama).

Productos capilares (metro de Yokohama).

¿Tokyo es tan caro como parece?

El mito expuesto: ¿es Tokyo una ciudad cara, inalcanzable como para darse una vuelta? Ensayo una respuesta, tras lo vivido en carne propia.

Ginza, un día gris de invierno. Un taxi (carísimo) da la vuelta.

Ginza, un día gris de invierno. Un taxi (carísimo) da la vuelta.

Tokyo no es una ciudad bonita. Creo que lo dije alguna vez. Es un pantano que ha ido ganando tierra. No tiene un escenario natural. Su accidente geográfico más cercano, el imponente monte Fuji, se deja ver de lejos.

Sin embargo, el magnetismo y la magia de esta megalópolis no se repite en ningún lado. Tiene cosas que mil Parises y mil Nuevayores no juntan. Cosas únicas y genuinas.

¿Qué les puedo contar yo? Pues lo sencillo, lo casi cotidiano. Me perdí (en el literal significado del término) en la vieja Edo y algún testimonio puedo dar. Quiero empezar, porque alguna entrega posterior habrá, por el tema de los precios.

¿Japón es un país caro? El mito está expandido por el mundo: Japón es un país caro. Ya palpando en terreno, tengo que ser honesto y reconocer que es un país caro, pero dependiendo para qué.

¿Qué resulta caro en Tokyo? Los servicios públicos, para empezar. El metro cuesta, dependiendo de la distancia recorrida, un promedio de USD 2. Sin embargo, es subsanable, pues los dos sistemas que manejan el transporte público en esta ciudad tienen una tarjeta diaria con una tarifa plana de USD 10 para usar el servicio cuantas veces quieras. Es útil y muy recomendable.

Nunca, si quieres resguardar tu economía, tomes un taxi. Son carísimos. Por ejemplo, el traslado desde el aeropuerto de Narita cuesta USD 300. La carrera mínima era de USD 7.50. Me tocó coger uno, desde el terminal 2 al terminal 1 del aeropuerto de Haneda. 5 minutos de carrera me salieron por USD 15.

Bono de transporte en metro, en los dos sistemas que hay en Tokyo.

Bono de transporte en metro, en los dos sistemas que hay en Tokyo.

Los sitios de lujo, evidentemente, son caros en Tokyo y en cualquier lugar del mundo. Por ejemplo, en el hotel Park Hyatt, en Shinjuku, aquel que sirvió de escenario para Lost in Translation, una copa de espumante Dom Perignon puede llegar a costar USD 47.

¿Sabes qué resulta un lujo en Japón? Las frutas. Empezando por las más básicas, como un plátano. En un Seven – Eleven, cada uno puede costar USD 1. Y de ahí, la escala sube. Presentadas en lujosas cajas, empacadas, hay manzanas, toronjas, naranjas, uvas, que salen por no menos de USD 50. Sin exagerar y a las pruebas me remito.

Una carambola, 5 USD

Una carambola, 5 USD

Un plátano, casi un dolar.

Un plátano, casi un dolar.

Naranjas de USD 4...

Naranjas de USD 8…

40 USD por este triste paquete...

40 USD por este triste paquete…

Esto es lo más chocante: frutas que acá son casi gratuitas, allá terminan costando casi lo que dos almuerzos. Pero hay una razón que ayuda a entender este fenómeno: Japón no es un país agrícola, así que hay que importar estos productos.

¿El resto de comida? Hay de todo. Las cadenas eternas tienen ofertas que pueden servir a los presupuestos apretados. Pero de este tópico culinario prometo hacer un post aparte. 

Pero hay cosas baratas. La electrónica, por ejemplo. Que estos precios hablen solos.

Una MacBook Air a 950

Una MacBook Air a 950

Ipad de 16 a USD 360 (nuevo). Usados los encontrabas desde USD 100.

Ipad de 16 a USD 360 (nuevo). Usados los encontrabas desde USD 100.

En cuanto a los teléfonos, debes tener cuidado si quieres comprar uno en Japón. Lo puedes hacer únicamente si tiene la banda abierta, caso contrario no te sirve. No debes preocuparte, los vendedores se encargan de avisarte. Al menos así me pasó cuando yo estaba cerca de pagar USD 300 por un Iphone.

Akihabara es un barrio dedicado a esta clase de objetos. Encuentras, sobre todo, lo alusivo a los juegos de video, de toda época. También hay audio, video, fotografía, a precios competitivos. Merece que te des una vuelta.

Akihabara, el templo de la electrónica.

Akihabara, el templo de la electrónica.

En esta cadena de tiendas (no recuerdo el nombre) había reales gangas, sobre todo en electrónica de temporadas pasadas.

En esta cadena de tiendas (no recuerdo el nombre) había reales gangas, sobre todo en electrónica de temporadas pasadas.

En ropa también hay algunas gangas, en comparación a los precios de acá. Sirva el ejemplo.

Zapatos Nike a USD 28.

Zapatos Nike a USD 28.

Esta chompa para mujer, marca LeCoqSportif me salió por USD 30.

Esta chompa para mujer, marca LeCoqSportif me salió por USD 30.

Acá te recomiendo hurgar en los comercios, buscar en las calles comerciales los locales especializados. En cuanto a mercados “populares” (para la escala japonesa) te puedo recomendar el de Ameyokocho, cerca de la estación Ueno, poblado de comercios con precios convenientes. Ahí, por ejemplo, en un sitio de ropa deportiva, pude comprar una camiseta Umbro del Cosmos en USD 17.

Si vas a los grandes almacenes (Seibu, Isetan, Mitsukoshi, Sogo) asistes a un gran espectáculo, no menos de 10 pisos con todo tipo de marcas de media gama hacia arriba. Pero, ojo, acá no encontrarás gangas.

Matsuya, en Ginza, de Pierre Cardin para arriba.

Matsuya, en Ginza, de Pierre Cardin para arriba.

¿Sabes qué también resulta barato allá? El licor. Los precios que se manejan en Japón llegan a ser la tercera parte de lo que pagamos en Ecuador. Allá, el único impuesto que hay es el IVA, del 7%. Una muestra de los precios en supermercados.

CAM00743

Clicquot a USD 36.

CAM00745

Cognac Hennessy, a USD 36.

Ballantines de litro a USD 18.

Ballantines de litro a USD 18.

¿Hoteles? En Tokyo, como en otras ciudades asiáticas, pagas por el espacio. Si tienes espacio, tienes lujo asegurado. Por eso, te recomiendo que busques en los hoteles económicos de las cadenas japonesas, como Fresa Inn, Toyoko, Apa, Toyku Inn. Quedan cerca de las estaciones de metro y/o tren y son baratos. Son básicos, pero seguros y tienen todo cuanto necesitas.

Los hoteles de lujo, de las cadenas internacionales, te van a salir a precios standard. Si prefieres, hay ryokanes, hospedajes tradicionales japoneses con futones (camas al piso), con mobiliario mínimo. Los hoteles cápsula o cabina (usé uno por una noche en el aeropuerto de Haneda, el First Cabin, muy cómodo y con spa) también son más baratos.

Por ejemplo, yo me hospedé en el Toyoko Inn Ikebukuro 2. Excelente, limpísimo, el cuarto era chiquito, pero con buena cama, baño con tina, internet wifi, desayuno. Me costó USD 40 la noche, más barato que uno de su tipo en otras ciudades como NY, Río de Janeiro o París. Esto fue:

CAM00757

Cama de dos plazas, recontracómoda.

CAM00758

Escritorio, con TV (maldita la falta que hace, todo es en japonés) y todos los útiles necesarios.

Baño con tina y el inefable inodoro electrónico.

Baño con tina y el inefable inodoro electrónico.

Un detalle: pagar con tarjeta de crédito o débito, es posible. Sin embargo, hay sitios (sobre todo aquellos menos mundanos y más dirigidos a los japoneses) donde no te las aceptarán. Prefieren el efectivo.

CONCLUYENDO: Tokyo, efectivamente, es una ciudad cara. Los precios de la mayoría de servicios, en el mejor de los casos, son el doble de los que consigues en Ecuador. Sin embargo, con inteligencia y buscando, puedes encontrar la opción de conseguir cosas a precios similares y hasta más económicos que los nuestros. Sin embargo, toma en cuenta que la calidad allá es el denominador común de todo bien y servicio. Y la calidad cuesta.

Brasil 2014 y las claves del octavo día

colivor
Colombia x Costa de Marfil

  1. Colombia hizo lo que yo pensé le iba a costar: superó la ausencia permanente de un jugador fundacional para su equipo. Esto es algo que los equipos latinos no lo suelen asimilar.
  2. Pero, ¿cómo no ser rebelde ante la adversidad de la ausencia del compañero? Y la mejor forma de hacerlo es en la cancha, con argumentos y libreto. Y eso ha hecho Colombia en estos dos partidos.
  3. Me preocupa la defensa, eso sí. Mario Alberto Yépes no tiene las revoluciones para contener a los más rápidos. Sufrió horrores ante los africanos, con las justas paró su bloque. Ojo para los octavos de final.
  4. Costa de Marfil demostró que es el mejor equipo africano, pero hay errores mínimos que siguen cometiendo sus jugadores y que, en estas instancias, cuestan. Sobre todo, en el campo defensivo.
  5. Con James Rodríguez, los colombianos tienen fútbol de sobra, como para cerrar el grupo con puntaje perfecto. ¿Se anima Pékerman a poner a Mondragón en el partido ante Japón y así lo lanza al récord?

Inglaterra x Uruguay

  1. La garra, actitud, voluntad, ñeque, como quieras llamarlo, no es nada si no existe una mínima calidad que te respalde. No es mejor el que más corre o el que más se lanza a los pies del rival. Es mejor el que ejecuta con inteligencia, mira la cancha con amplitud, socorre al compañero en desventaja.
  2. Dicho esto, paso a presentar mi admiración por Luis Suárez, uno de los tres mejores futbolistas del mundo actual. Su calidad está apuntalada en una entrega ilimitada, la que quedó en evidencia no ahora, sino cuando hace un mes empezó a rehabilitarse de la lesión que lo tuvo en silla de ruedas. Ese ñeque, el de ser profesionales verdaderos, es el que más se valora.
  3. Si está Suárez, también está Cavani. Sin la nombradía de su compañero, el jugador del PSG es el complemento ideal, el que da pie a la embestida, el proveedor.
  4. Pero… la defensa sigue recurriendo a la marca demasiado férrea, al recurso poco elegante para salir al frente. En ese aspecto, Uruguay no evolucionó. En el Mundial pasado, cuando Lugano moderó las patadas, todo les salió bien. Ahora, olvidaron el libreto.
  5. Me resisto a creer que Inglaterra sea tan inoperante. Algo debe pasar. Es el colmo que, en dos partidos, su ofensiva esté al nivel de los equipos de tercer orden. ¿No hay algo más?

Japón – Grecia

  1. Grecia es un equipo paupérrimo, su sola mención me irrita. No hace bien ni lo que alguna vez le resultó. Están donde se merecen.
  2. En cambio, me sorprende Japón, pero para mal. Les daba como candidatos al inicio del Mundial porque, necio yo, creí que habían asimilado años y años de crecimiento. No ha sido así.
  3. A estos dos equipos les espera, como merecido castigo, una eliminación sin atenuantes. No tienen nada que ofrecer y dudo mucho que se hayan guardado para el último partido.
  4. Ni siquiera las individualidades japonesas brillan. Inamoto, Nagatomo, Honda, no trascienden. Ni un solo acto de inconformismo, son parte de la misma masa.
  5. Este grupo se ha definido. Japón no le podrá ganar a Colombia y Costa de Marfil dará cuenta sencilla de los griegos.

Brasil 2014 y las claves del tercer día

Colombia x Grecia

ColGre
1. Evidentemente, Colombia tuvo más fútbol para vencer a los griegos
, acaso el equipo más turro de Europa. Las diferencias fueron notorias de entrada. Por un lado, inquietud y deseos de triunfo; por el otro solamente aburrimiento.

2. Colombia lidió bien la ausencia de Radamel Falcao García. Ni se sintió que alguien tan importante esté ausente. Hubo juego ofensivo de todo gusto y color y, si se liberó de esa dependencia particular, puede llegar a más

3. José Pékerman ha creado, en cosa de dos años, un equipo disciplinado pero chispeante. Ordenado, pero improvisador. Un mérito enorme.

4. En lo defensivo, Colombia no estuvo a prueba. Grecia, en el mejor de los casos, llegó dos veces al arco de Ospina. Será de ver qué pasa en los siguientes partidos frente a rivales de mejor calibre ofensivo, como Costa de Marfil.

5. De Grecia nada se esperaba y cumplió. La apatía y pobreza de los europeos los pone en un lugar merecido.

Uruguay x Costa Rica

cosuru
1. Esta sí fue una sorpresa. Por más que Uruguay no tenga opciones frente a Inglaterra e Italia, al menos era de esperarse que supere a un equipo centroamericano, en teoría, inferior. ¿Inferior? Para nada. Así se demostró.

2. A Uruguay le pasa lo mismo que a España: en cuatro años no muestra nada nuevo. Es casi el mismo equipo del 2010 que, por accidente de la historia, acabó en semifinales. No hay una sola aparición, falta renovar.

3. En cambio, a Costa Rica le hizo bien el pasar desapercibida. Es un equipo bien armado, al estilo de la disciplina táctica de Jorge Luis Pinto. Pero hay factores diferenciadores, como Joel Campbell, la figura.

4. Ahora, la faena de hoy será difícil de superar para los centroamericanos. Si quieren clasificar, deberán ganar uno de los dos partidos que viene. Inglaterra y, sobre todo, Italia, no son Uruguay. Va a ser muy complicado, pero ya hicieron su Mundial con esta victoria de apertura.

5. Veo en Uruguay, primero, una dependencia de lo que pueda hacer el lesionado Luis Suárez. Luego, un regreso a esa vaina de la “garra”, que parecía superada. El primer expulsado del Mundial fue un uruguayo. La leyenda, lamentablemente, continúa.

Inglaterra x Uruguay

itaing
1. Brasil 2014 nos está demostrando que, para ver buenos partidos, no hace falta esperar cuartos de final, semifinales o final. La demostración de ingleses e italianos fue propia de una instancia así. No importó ni el calor, ni otro detalle mínimo. El fútbol ganó.

2. Italia no podía caer más bajo después de lo del 2010. Y parece que así lo asumió Cesare Prandelli, quien en cuatro años ha logrado una mixtura interesante: el estilo histórico defensivo + soltura y creatividad.

3. Mientras para la mayoría de jugadores los años encima son una condena, a Andrea Pirlo parece que le sientan mejor. Su experiencia es valiosa, no es un líder gritón ni valiente. Es un pedagogo con el balón en los pies.

4. Antes del partido, un amigo me decía: “van a jugar el catenaccio frente a la incapacidad”. No fue así. Inglaterra, pese a carecer de una vanguardia pesada, hizo un partido muy parejo, sin concesiones.

5. Estos equipos se jugaron ayer el liderato del grupo. Italia será primero, mientras lo que tiene Inglaterra (que no es poco, sobre todo en el fondo) bastará para clasificar. ¿Luego? Los italianos avanzarán más.

Costa de Marfil x Japón

civjap
1. Este resultado me dejó preocupado. No vi en Japón ese crecimiento que esperaba. Por el contrario, me sorprendió ese conformismo después del primer gol. En ese sentido, no los veo con la ambición que ya deberían tener.

2. El partido fue una clase de preparación física. Dos equipos corriendo, de principio a fin, sin concesiones. Jugadores que hacen 15 kilómetros y que, más allá de obvias huellas de esfuerzo, no se muestran impactados.

3. Por momentos, sobró músculo y sprint, pero faltó fútbol. Fue, junto al Chile – Australia, uno de los partidos de más bajo nivel, con baches prolongados.

4. Incluso, cuando Costa de Marfil volcó el resultado a su favor, Japón no mostró rebeldía ni vértigo. Fue superado notoriamente por su rival.

5. Drogba está en el banco. Sale y su equipo mejora y gana. Ese es el peso de los grandes nombres.