Archivo de la etiqueta: México

Brasil 2014 y las claves del sexto día

Mex

Argelia x Bélgica

  1. Otra vez, de entrada, me dio algo de recelo. Uno de mis favoritos se andaba cayendo por obra y gracia de la falta de cohesión. A ratos, Bélgica parecía un coro que tenía a Pavarotti, Pedro Vargas, Caruso y José José, pero que cada uno cantaba por su lado.
  2. Pese a que ganó, me quedé preocupado porque el ensamble belga llegó recién en los 20’ finales. No sé si por el gol o por la debilidad del rival.
  3. No logro entender por qué no entró Marouane Fellaini desde el comienzo. Con él, todo fue mejor.
  4. Bélgica ganó y se encamina a ser el mejor de este grupo. Si se logra ensamblar, estará peleando por llegar dentro de los 8 mejores, la verdadera élite del torneo.
  5. El fútbol magrebí está semicomatoso. Argelia fue poquísimo y nada. Marruecos y Egipto están muertos, Libia desaparecida del mapa.

Brasil x México

  1. Esperaba que México sea un hueso duro, pero al nivel de que no permita un resultado amplio. El equipo de Miguel Herrera fue más allá del deber e hizo un partido decoroso.
  2. Brasil perdió presencia en el ataque sin Hulk. Si bien es cierto este jugador es una versión algo más refinada de Felipe Caicedo, su sola aparición provoca sofocones en las defensas rivales. Sin él, México la tuvo más fácil.
  3. El equipo local está comido por los nervios. Honestamente, creo que esas lágrimas de Neymar antes del partido no son “sentimiento”, sino la liberación parcial de muchas presiones. Es que, al parecer, si Brasil queda afuera, se incendia todo. Y no veo un líder en el equipo como para capitalizar eso. No hay Cafú, Romario, alguien con personalidad fuerte.
  4. Lo de Guillermo Ochoa fue inconmensurable. 10 sobre 10, definitivo, decisivo, contagió a sus compañeros. Con un arquero así, todo equipo se edifica bien.
  5. Brasil, finalmente, clasificará. Camerún no podrá hacer mucho. Y México va a jugarse su suerte ante otro cuadro duro: Croacia. Al final, los aztecas se impondrán.

Corea del Sur x Rusia

  1. Iba ya por el bulgoggi, el bibimbap y el kimchi para celebrar la victoria coreana, pero finalmente Rusia lo empató. Justo resultado para un partido muy parejo.
  2. Temo que Corea, al contario de Japón, haya llegado a su techo. Desde hace cinco mundiales que vienen corriendo cada vez más, resistiendo, pero sin tanto fútbol como para tomarlos en serio.
  3. Rusia tiene un equipo avezado, con un técnico sabidísimo. Sin embargo, fue superado a ratos por un rival sin tanto brillo que digamos.
  4. Fue, después del Nigeria x Irán, el partido más aburrido de todos. La emoción que salvó todo fue el error del papayero arquero ruso, que algo de alegría le dio al cierre del partido.
  5. Corea y Rusia pelearán el segundo lugar de este grupo. Igual, a ninguno le veo arrestos como para superar a Bélgica.
Anuncios

Brasil 2014 y las claves del segundo día

¿Qué nos dejó el segundo día de competencia en el Mundial Brasil 2014? Las cinco claves de cada encuentro.

México x Camerún

CAMMEX

1. México estaba esperando este momento. En el equipo no faltaban cracks. Sobran, al punto que Carlos Vela, el mejor futbolista mexicano de hoy, quedó afuera porque no quiso ir a Brasil. Pero al mismo tiempo que hay recursos futbolísticos, faltaba motivación, espíritu, buen clima.

2. ¿Cómo se arregló eso? Miguel Herrera lo ha recompuesto. El Piojo es un tipo futbolero, criollo, sin adornos. Y eso parece que pegó en el equipo y está en proceso de redificación.

3. México va a pelear duro con Croacia para clasificar  junto a Brasil. Y eso que el Chicharito no juega… Pero Layún, Paúl Aguilar, Andrés Guardado son más que cumplidores.

4. Camerún es, hace años, una lágrima. Tenemos mucho en la mente el equipo de 1990. Desde entonces, nada bueno hicieron, salvo títulos regionales.

5. Eto’o ya es un veterano, el equipo no tiene estructura colectiva y, aparte, han tenido un montón de problemas antes de llegar a Brasil. Así, no irán lejos.

Holanda x España

HolEsp

1. Creo que este partido marca el final de una era. Nunca antes un campeón del mundo estrenó tan mal su título. Queda en evidencia que Casillas no es ese arquero que el mundo valora, está por debajo de muchos grandes del oficio, españoles incluso, como Ramallets, Arconada, Iribar.

2. España ha llegado con soberbia, sin grandes nombres nuevos a este Mundial, salvo el lesionado Costa.¿Qué sembraron desde el 2010? Alcántara que, para como de males, tampoco llegó. Es un equipo anquilosado, al que le costará reponerse de este golpe tan duro.

3. Mientras, Holanda es un equipo esplendoroso, con todos sus valores afinados y listos. Y así lo demostraron. Lo de Robben fue demasiado bueno como para un inicio donde todos (sobre todo aquellos que saben que clasificarán)  guardan energías. Van Persie responde a sus características goleadoras.

4. Dicen que este resultado es  sorpresa.¿Cuál sorpresa? Holanda es, ha sido y será élite. Un equipo capaz de golear a cualquiera. Sorprendió, de repente, el estrépito con el que se vino abajo España. Pero yo, de la Naranja Mecánica, espero eso y más.

5. Este marcador determinará el desarrollo de la serie. Técnicamente, a Chile le haría falta empatar con los españoles para clasificar. Y esa presión terminará por sepultar a España. Fue bueno mientras duró, gracias.

Chile x Australia

CHILAUS

1. Este partido desdijo mis expectativas previas. Veía a Chile muy inflado, muy pagado de sí mismo. Mientras que Australia es un equipo con base y fundamentación europea.

2. Esperaba que los sudamericanos tengan una mayor resistencia. Pero Chile hizo lo que tenía que hacer : Magia. Cuenta con uno de los mejores jugadores 10 del mundo, como es Jorge Valdivia, quien al menos durante el primer tiempo funcionó. Y así se edificó la victoria.

3. ¿Qué importa que el equipo haya defeccionado e, incluso, sufrido demasiado en el segundo tiempom si hay elementos como Alexis Sánchez y otros? Cuando hay recursos, basta una ciera dosis de voluntad.

4. Chile entró al campo sabiendo que España había caído ruidosamente. Eso elevó sus expectativas, sublimó sus capacidades. Sintieron que era la oportunidad y la aprovecharon.

5. El equipo de Jorge Sampaoli hizo su parte. Ganó el estreno, algo vital si tienes aspiraciones. Tuvo fútbol más que otra cosa. Creó, inventó. No vio un bosque de piernas, vio espacios. Esa actitud (y la derrota de España) les puede ayudar.

#YoPorquePuedo Tour: Tarjetitas

El soundtrack oficial para leer este post

¿Se va a acabar la época del papel moneda? ¿Los billetes entrarán en desuso y todo será electrónico o, en el peor de los casos, plástico? No quiero entrar ese debate al que contribuirán, con sobra de conocimientos, economistas y profesionales afines. Lo que quiero es hablar de mi experiencia sobre el uso del dinero ‘virtual’.

Empezaré por Hong Kong, donde la tarjeta Octopus es reina madre. Este sencillo pedazo de plástico es tan útil como un paraguas en medio del aguacero, pues prácticamente sirve para todo.

El ocho es el símbolo chino de la buena suerte, de ahí su uso en el nombre de la tarjeta.

El ocho es el símbolo chino de la buena suerte, de ahí su uso en el nombre de la tarjeta.

Esta tarjeta nació, principalmente, para pagar el transporte público (metro, buses, trenes, ferrys), pero su uso fue tan práctico que ahora sirve, incluso, hasta para entrar a edificios, casas o clubes.

El procedimiento es sencillo. Vas a cualquier estación del MTR (el meto de Hong Kong), pagas 150 dólares hongkoneses, cerca de USD 20, y está listo. No hace falta mostrar identificación ni otra cosa. Pero claro, si pierdes la tarjeta, te fregaste porque no te reconocen el saldo que tenías.

De esos 150 dólares hongkoneses que pagas, 50 son por concepto de la tarjeta y 100 de recarga inicial. Con esos 100 dólares andas tranquilo y sin pesares unos dos días.

Toma en cuenta que el costo del pasaje en bus (un medio de transporte por demás útil, seguro, limpio y cómodo en esta ciudad) es de  USD 50 centavos y el tramway –al que dedicaré un capítulo especial- cuesta USD 30 centavos el viaje.

El metro es un poco más caro, te cobra de acuerdo a la distancia. Cuando entras a la estación, acercas tu tarjeta al molinete, piiiiiiiiiiiii, y listo, puedes entrar. A la salida tienes que hacer lo mismo y así te van descontando de tu saldo. La ventaja es que, si pagas con Octopus, hay un descuento en relación a si tienes que comprar el boleto.

Hablaba de lo útil que es la Octopus porque con ella puedes pagar hasta en los restaurantes de comida rápida, los Seven Eleven (minisuper) y hasta los taxis. Se puede programar la tarjeta también para que sirva de llave para entrar a edificios de departamentos. Un amor (?).

"Suica" en japonés quiere decir sandía.

“Suica” en japonés quiere decir sandía.

En Tokyo pasa algo parecido. La diferencia es que acá hay varias opciones de tarjetas, pero la más popular es la Suica.

La Suica es emitida por Japan Railways y cuesta 2 mil yenes (USD 20), de los cuales 500 son por concepto de la tarjeta y 1500 de saldo. Hay máquinas dispensadoras en inglés y japonés donde compras tu tarjeta y la recargas. En estas máquinas incluso puedes averiguar el detalle de uso de la tarjeta y te lo entregan impreso en una tarjetita.

En el caso de la capital japonesa, la Suica te sirve para pagar en el metro (cualquiera de las empresas que manejan el metro, sea Toei o Tokyo Metro), en el tren, los combinis (minisuper en japonés), máquinas dispensadoras, lockers para equipaje en las estaciones y demás. En cuanto al autobús, aparte de no ser un medio de transporte friendly para el turista, hay algunas líneas que no la aceptan.

Su funcionamiento es igual al de la Suica. La posas sobre el lector a la entrada y la salida. Recuerda que acá el pasaje en metro o tren se paga de acuerdo a la distancia recorrida.

Tiene incluso una modalidad para teléfonos móviles, que es un chip que se adapta y hace que pagues con el saldo que tienes disponible en tu plan celular.

No tienes idea la forma en que evitas colas si tienes esto.

No tienes idea la forma en que evitas colas si tienes esto.

En Ciudad de México, finalmente, hay la Tarjeta del Distrito Federal que te sirve exclusivamente para el metro y el metrobus. De hecho, en este último sistema de transporte solamente puedes pagar con ella, pues no aceptan dinero. Su funcionamiento es sencillo: en la misma ventanilla donde compras el boleto para el metro haces que te la recarguen y, para entrar al andén, la pasas por el lector.

En el metrobus lo haces el momento de entrar a la estación o, en el caso de las líneas que tienen parada sin puertas, pagas en el lector que está en la entrada del bus. Cuesta 10 pesos (como USD 80 centavos) y aparte lo que le cargues.

Modalidades prácticas y sencillas que tan fácil pueden hacerte la vida. ¿Cuándo algo de eso por acá?

#YoPorquePuedoTour Día 2

El sol se demora en asomar en Ciudad de México. Son las 07:30 y apenas las sombras se empiezan a diluir. Espero que haya luz total para dejarme ver por la calle y empezar el día.
Mi objetivó primero es buscar la forma de obtener una membresía diaria en el sistema de bicicletas. Lamentablemente, encalla mi buque. Ya explicaré detalles.
A la hora del almuerzo, me decanto por un cuarto de pollo, con papas al horno, ensalada de col con cebolla, salsa de chile verde y tortillas. Sabe igual de bien que como se lee. El pollo es buenísimo, el mejor que he comido en mi vida. El banquete sale por 4 USD.

20131231-114351.jpg
Deambulo buscando cosas que compraré al regreso, pero me hago de un par que no me hacen peso: un manos libres original LG que cuesta la mitad que en Quito y un libro que solamente podía hallar acá, que no salió ni por 7 USD.
Un cinemita nunca estará demás. Tras la siesta, busco dónde están dando una biografía de Lady Di, que vi que la anunciaban en el periódico. En el Cinemex de la Alameda compro la entrada (56 pesos) y el refrigerio.

20131231-112535.jpg
Buena la peli, algo edulcorada y rosa, pero bien caracterizada. No anticiparé nada más.
Tras el cine, voy a uno de mis bares favoritos: el Tenampa, en la sórdida plaza Garibaldi, donde me tomó un ponche de granada. Es una bebida ácida, resultante de la mezcla del tequila con la granadina. Le ponen nueces para atenuar la acidez.
Para la cena, nada mejor que unos tacos de bistec con tepache, el producto gastronómico mexicano más infravalorado, una suerte de chicha azteca hecha con cáscara de frutas fermentada. Una dulzura embriagadora.

20131231-114111.jpg
De ahí, a caminar, a perderme entre la gente y pensar. Claro, las vacaciones también sirven para eso… Mańana me espera Chicago, una nueva plaza para conquistar (?)

PD. Veo en el post anterior inexcusables faltas de ortografía. No caeré en la bajeza de echarle la culpa al corrector automático. No pasará otra vez.

#YoPorquePuedo Tour, Día 1

El #YoPorquePuedo Tour empezó pisando fuerte. Azahares del destino provocaron que el primer tramo aéreo (Quito – San Salvador – México) lo haga en Clase Ejecutiva. No me pregunten por qué. Simplemente me dieron el pase a bordo y listo. No me dieron ninguna explicación y tampoco iba a pedirla.
La gran diferencia en Ejecutiva es el espacio. Mientras en Turista todo el mundo va cada vez más apilado, acá se guardan ciertas cómodas distancias. Sobre todo si no tienes compañero de puesto (como me pasó).
Desayuno con huevos y crepes de frutas, jugos, pan, mantelería y cerámica. Audífonos grandes, toallitas calientes y “Señor Ávila” por acá y por allá. El llamingo de San Roque llegó a Clase Ejecutiva.
20131230-100714.jpg

El viaje fue puntual y sin apuros. La gran sorpresa fue el aeropuerto de Comalapa (San Salvador), que se me hizo más grande, casi el doble, que Tababela. Arquitectura ochentona y murales históricos, como el de Monseñor Romero. Tiendas bien surtidas y enormes salas dedicadas a la revisión cuasi humillante de los pasajeros que vuelan a Estados Unidos.
20131230-101026.jpg

Ya en Ciudad de México, cambio moneda y busco un taxi. Hay una diferencia de 90 pesos (6.89 USD) entre una compañía y otra. Pudiera ir en metro o metrobus al hotel, pero no. Estoy cansado.
Me instalo en el hotel Sevilla. No había antes venido acá, pero el precio me convenció. Tiene algunos ‘peros’: no tiene wifi en las habitaciones de los pisos altos y no hay una estación de metro cerca. Pero está cómodo y limpio.
20131230-101528.jpg

Son las 14:00 y salgo a almorzar. Tacos, obvio. Acá no voy a venir a comer pizza o McDonalds. Voy a un puesto que conozco en el Eje Central donde pago 50 pesos por 5 tacos y una cola. 3,80 USD bastan para una buena comida, en medio de la vía pública y tras una fila enorme, que no se me hace larga porque el espectáculo de ver al tipo que prepara los tacos, su destreza con el cuchillo, me entretiene.

20131230-100648.jpg
De ahí, a deambular, ver vitrinas, reconocer calles atestadas de gente. Deben saber que en México el Día de Reyes (6 de enero) se celebra tanto como la Navidad.
Compras y multitudes que hasta las 23:00 horas repletan el centro. Tenía planificado ir a los toros y así conocer por dentro la Plaza más grande del mundo, la Monumental México, pero una siesta me detiene en la cama hasta entrada la noche. Luego, la cena y otro paseo. A las 23:30 voy a dormir, mientras veo ” Engordame”, el documental contra McDonalds.

A propósito de Niembro, transmisiones eran las de antes…

Ahora que Niembro y cía. nos han causado una sobredosis de verguenza ajena, el mejor antídoto es recordar cómo se hacían antes las transmisiones televisivas.

Lo que me queda es que, aún en los eventos más importantes, siempre prevaleció la sencillez, la austeridad.

Acá, dos ejemplos. El primero, la eliminatoria Argentina 1978, partido Chile x Perú en 1977. La transmisión es de TVN Chile, con Patricio Bañados, Sergio Livingstone y el interminable Pedro Carcuro,  la versión araucana (?) de Alfonso Espinoza de los Monteros.

El segundo. México enfrenta a Inglaterra, el dueño de casa, en el Mundial de 1966. Tamaño compromiso para el país que iba a organizar el siguiente torneo. Y la voz de Fernando Marcos narra el encuentro. Marcos fue, junto a Ángel Fernández, el narrador más popular de México. Claro que Marcos fue mucho más docto, pero ambos eran igual de vibrantes. Quien hace la introducción es Paco Malgesto. La transmisión es de Telesistema Mexicano (hoy Televisa).

¿Conclusión? Todo antes era más simple, y mejor. Sin ipads, iphones, cámaras voladoras, ternos Armani, corbatas tornasoladas, cirugias, botox o sonrisas fingidas. A la gente le ‘bastaba’ con tener  cultura general, dominio de la materia, capacidad de síntesis…

¿Por qué Ítalo Estupiñán no brilló en la Selección?

Ítalo Estupiiñán ya es ciudadano mexicano y vive en Toluca.

Ítalo Estupiiñán ya es ciudadano mexicano y vive en Toluca.

Ítalo Estupiñán Martínez, el Gato Salvaje. Su nombre ha estado cubierto de estigmas. Hace un par de años, pude  charlar con él, básicamente para quitarme una duda:  ¿por qué, siendo en su época –años setenta- el mejor futbolista del país, no jugaba en la Selección?

Estupiñán guarda muy adentro la molestia por los prejuicios de los que ha sido víctima en Ecuador. Se vendió la imagen de que él no jugaba en la Selección porque “pedía plata”.

Y la realidad es otra diferente y, para entenderla, hay que ubicarse en esos tiempos.

Cuando no había fechas FIFA…

Vámonos a 1974, Italo Estupiñán era el mejor jugador de Ecuador, gracias a su participación en la Copa Libertadores de América, frente a Universidad Católica, Defensor Lima y Sporting Cristal, es transferido de El Nacional al Toluca.

Lo cierto es que, entonces, luego de cinco años, un jugador ecuatoriano salía al exterior, tras el pase de Polo Carrera a Peñarol.

Por entonces, Ítalo era el único jugador ecuatoriano en el exterior. Este dato no hay que olvidar.

En aquellos años, cuando Joao Havelange recién se estrenaba como presidente de la FIFA, no existìa norma en este organismo que obligue a clubes a prestar jugadores a las selecciones, así sea para torneos oficiales.

Por lo general, los clubes acordaban prestar a las federaciones,a cambio que ellas se hagan cargo de los sueldos. Recordemos que, entonces, la Copa América recién se estaba reactivando tras siete años sin ser disputada y que las eliminatorias mundialistas se jugaban durante un mes, cada cuatro años. Es decir, no existía mayor competencia internacional.

El Cangrejo Rojo. Estupiñán llegó al Toluca, fue campeón y goleador de su equipo en 1974.

El Cangrejo Rojo. Estupiñán llegó al Toluca, fue campeón y goleador de su equipo en 1974.

Entonces, algunas federaciones no siempre podían pagar esto y los jugadores no eran cedidos y no jugaban en sus selecciones. Casos hay variados. Por ejemplo, el Porto de Portugal no prestò a Teofilo Cubillas para que juegue la final de la Copa Amèrica 1975 por Perù. Sin embargo, Cubillas se escapò de Portugal, se uniò a su Selecciòn y fue multado. Igual pasò con Hugo Sotil, que entonces jugaba en el Barcelona de España.

Otro ejemplo: Elias Figueroa no fue cedido por el Inter de Porto Alegre para jugar la Eliminatoria 1973 por Chile. Y el Inter apenas permitió a Don Elias actuar en el partido de repesca contra la URSS en Moscu. Y ojo que el chileno era el mejor defensa central del mundo por entonces, apenas equiparable a Franz Beckenbauer.

Con todos esos antecedentes, entendamos que en esa época NO ERA NORMA que los repatriados puedan jugar en sus selecciones.

Vamos al caso de Italo. En 1975 y 1977, la FEF (entonces AEF) no se hizo cargo de su sueldo en el Toluca. Y por eso no jugò la Copa América y las eliminatorias hacia Argentina 1978. En ambos casos el club lo cedía a cambio de que su sueldo se lo pague acá.

Sin embargo, Estupiñán me contó que, para la eliminatoria 1978, el Toluca lo cedía, sin cobrar nada, pero solamente para jugar los partidos ante Perú y Chile, en condición de local. Esos eran los dos primeros de la serie.

En 1979 pasò algo extraño:  Ítalo jugaba en Universidad Catòlica, que había pagado USD 50 mil por su pase (una cantidad enorme para la época), pero estaba lesionado y no pudo jugar la Copa America ante Paraguay y Uruguay.

En 1981 (eliminatorias) ni siquiera lo llamaron. Ademas, Ítalo no pasaba por un buen momento, jugaba en el Atletas Campesinos de Querétaro.

Pero en 1983,la estaba rompiendo en el Puebla, habìa sido campeòn. Y lo buscaron para la Copa Amèrica. El Puebla lo dejò que juegue por la Selecciòn ante Brasil y Argentina, pero no le iban a pagar por ese mes de ausencia.

Entonces, Italo vino a Quito a arreglar, fue a la concentraciòn y pidiò que le paguen lo mismo que ganaba en México. La FEF,presidida por Carlos Coello, se negò. Entonces, le tiraron la gente en contra y quedò con fama de pesetero.

El hecho es que, recièn en 96-97, la FIFA estableciò normas para que los clubes cedan sin cargo a sus jugadores a las Selecciones.

Si recuerdan, Francisco Maturana, en la eliminatoria 1998, tenìa problemas de este tipo con el Tanque Hurtado, que estaba en la MLS, hasta que la norma entró en vigencia.

Concluyendo, espero que todo esto haya servido para terminar con un mito. Italo siempre pidiò lo que se merecìa. No fue pesetero. El problema es que justo a él le tocò ser el ùnico ecuatoriano que jugaba afuera por entonces.